2017/12/05 09:58 KST

Article View Option

Seúl lamenta el incumplimiento de Tokio de las medidas de seguimiento prometidas tras el enlistamiento de la Unesco

La isla de Hashima, conocida también como la "isla del acorazado" (foto de archivo)
La isla de Hashima, conocida también como la "isla del acorazado" (foto de archivo)

Seúl, 5 de diciembre (Yonhap) -- Corea del Sur ha expresado este martes su pesar por el incumplimiento de la promesa de Japón de tomar medidas debidas para conmemorar a las víctimas del trabajo forzado en su era colonial, como parte de los pasos de seguimiento después de que algunas de sus instalaciones industriales modernas fueran enlistadas como patrimonio de la Unesco.

"El Gobierno expresa su pesar sobre el informe de implementación que entregó Japón recientemente, como parte de sus medidas de seguimiento sobre el enlistamiento como patrimonio mundial de sus instalaciones industriales modernas", dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

"El Gobierno urge a Japón a tomar medidas de manera sincera y rápida, tal como prometió a la comunidad internacional, para recordar a las víctimas de sus trabajos forzados", añadió.

Veintitrés instalaciones industriales modernas de Japón fueron añadidas a la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco en julio del 2015, siete de las cuales estuvieron involucradas en su movilización del trabajo forzado de Corea y otros países asiáticos, antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Entre ellas figura la isla de Hashima, conocida también como la "isla del acorazado", una antigua mina de carbón densamente poblada.

Corea del Sur expresó su protesta contra el enlistamiento, ya que muchos coreanos fueron forzados a trabajar en la isla en los años cuarenta. La Unesco recomendó a Tokio incluir una "historia completa" en relación con tales instalaciones, incluido el establecimiento de un centro de información alrededor de las zonas en las que están situadas.

Japón ha prometido tomar medidas para reconocer y conmemorar a las víctimas del trabajo forzado, pero recientemente ha entregado un informe a la Unesco que dice que instalará el centro de información prometido en Tokio, y no en Nagasaki, donde están situadas las instalaciones.

Según los historiadores, millones de hombres coreanos fueron reclutados a la fuerza como mano de obra de Japón durante su dominio colonial de la península coreana de 1910-1945.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)