2018/01/03 19:00 KST

Article View Option

La patinadora de velocidad Lee Sang-hwa perseguirá su tercer oro consecutivo en PyeongChang 2018

El 12 de diciembre de 2017, la patinadora de velocidad surcoreana, Lee Sang-hwa, escucha una pregunta de la prensa en el Aeropuerto Internacional de Incheon, después de volver de Salt Lake City, Utah, en Estados Unidos, donde compitió en la Copa del Mundo de Patinaje de Velocidad de la Unión Internacional de Patinaje sobre Hielo (ISU, según sus siglas en inglés). (Foto de archivo)
El 12 de diciembre de 2017, la patinadora de velocidad surcoreana, Lee Sang-hwa, escucha una pregunta de la prensa en el Aeropuerto Internacional de Incheon, después de volver de Salt Lake City, Utah, en Estados Unidos, donde compitió en la Copa del Mundo de Patinaje de Velocidad de la Unión Internacional de Patinaje sobre Hielo (ISU, según sus siglas en inglés). (Foto de archivo)

Seúl, 3 de enero (Yonhap) -- Cuando salga a la pista de hielo en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018 el próximo mes, la patinadora de velocidad surcoreana Lee Sang-hwa estará persiguiendo una pieza excepcional de la historia olímpica.

Lee tratará de convertirse en la segunda patinadora de velocidad en ganar tres medallas de oro olímpicas en los 500 metros femeninos de manera consecutiva. La única en lograrlo, hasta la fecha, es la estrella estadounidense Bonnie Blair, quien ganó los títulos de 500 metros en 1988, 1992 y 1994.

Este hecho es tan excepcional que tan solo otra patinadora logró tres medallas de oro consecutivas en la modalidad de patinaje de velocidad. Fue la alemana Claudia Pechstein, en los 5.000 metros, en los juegos de 1994, 1998 y 2002.

Lee Sang-hwa, compite, el 3 de diciembre del 2017, en la Copa del Mundo de Patinaje de Velocidad sobre Pista Corta de la ISU, en Calgary, Canadá. (Foto de archivo) (EPA-Yonhap)
Lee Sang-hwa, compite, el 3 de diciembre del 2017, en la Copa del Mundo de Patinaje de Velocidad sobre Pista Corta de la ISU, en Calgary, Canadá. (Foto de archivo) (EPA-Yonhap)

Lee hizo su debut olímpico en Turín en 2006, y saltó al estrellato al ganar su primer oro en Vancouver en 2010. Luego repitió como campeona en Sochi cuatro años después. Y solo unos meses antes de las Olimpiadas de 2014, Lee estableció un récord mundial de 36,36 segundos que sigue imbatido a día de hoy.

Junto con sus dos medallas de oro olímpicas, Lee ha ganado tres títulos mundiales de distancia única en los 500 metros y un título de esprint mundial en la misma distancia. Su legado en el deporte ya es bastante seguro, pero la patinadora, de 28 años, seguramente querría ganar otra medalla de oro en los que podrían ser sus últimos juegos olímpicos de invierno.

A diferencia de en el preámbulo de Sochi 2014, Lee se encuentra ahora en el papel de perseguidora, ya que Nao Kodaira de Japón ha emergido como la nueva fuerza en los 500 metros.

Kodaira, de 31 años, ha sido invicta en las últimas dos temporadas, coincidiendo su ascenso con las dificultades de Lee con las lesiones en las piernas.

Kodaira ganó sus ocho carreras durante la temporada de patinaje de velocidad de la Copa del Mundo 2016-2017 de la Unión Internacional de Patinaje sobre Hielo (ISU, según sus siglas en inglés), y ganó los campeonatos mundiales de distancia única y esprint en los 500 metros. En la temporada 2017-2018, Kodaira retomó el juego justo donde lo había dejado, ganando las siete carreras de la Copa del Mundo y dejando a Lee conformarse con cinco medallas de plata y una de bronce.

Lee, mejoró gradualmente su tiempo a medida que avanzaba la temporada de la Copa del Mundo. Abrió la temporada con un tiempo de entre 37 y 38 segundos, pero se situó en menos de 37 segundos en cada una de sus tres carreras más recientes, una en Calgary y dos en Salt Lake City, el mes pasado.

Lee estableció su mejor marca de la temporada en 36,71 segundos, en la primera de las dos carreras de 500 metros en Salt Lake City, el 8 de diciembre. Kodaira estableció su mejor marca de la temporada para ganar esa misma carrera en 36,50 segundos.

Lee Sang-hwa (1ª por la izda.), medalla de plata en la Copa del Mundo de Patinaje de Velocidad de la ISU, posa junto con Nao Kodaira (centro), ganadora de la competición en la modalidad de 500 metros, celebrada, el 9 de diciembre de 2017 (hora local), en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos. (Foto de archivo) (AP-Yonhap)
Lee Sang-hwa (1ª por la izda.), medalla de plata en la Copa del Mundo de Patinaje de Velocidad de la ISU, posa junto con Nao Kodaira (centro), ganadora de la competición en la modalidad de 500 metros, celebrada, el 9 de diciembre de 2017 (hora local), en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos. (Foto de archivo) (AP-Yonhap)

Después de regresar de Salt Lake City, Lee dijo que tiene confianza en ganar, pues las Olimpiadas de PyeongChang se celebrarán en su tierra natal. Señaló que no está muy por detrás de Kodaira en cuanto al tiempo y que hará todo lo posible para lograr la medalla de oro.

En olimpiadas anteriores el tiempo combinado de dos carreras de 500 metros determinó a los medallistas. Pero en PyeongChang solo se realizará una carrera, por lo que hay menos margen de error y, obviamente, no hay una segunda oportunidad para que las patinadoras compensen el más mínimo de los contratiempos.

Esto significa que pueden pasar muchas cosas el día de la competición, el 18 de febrero, que cae el último día del largo fin de semana por el Año Nuevo Lunar, la festividad más importante en Corea del Sur, y exactamente una semana antes del 29º cumpleaños de Lee.

Una medalla de oro sería un regalo perfecto en más de una manera.

adrian@yna.co.kr

(FIN)