SNS Share
Article View Option

2012/09/16 13:51 KST

Corea del Sur trata de globalizar el won a través de un acuerdo con China

Seúl, 16 de septiembre (Yonhap) -- Corea del Sur está tratando de ampliar el uso del won en el comercio con China, como parte de sus esfuerzos para internacionalizar su moneda al reducir la fuerte dependencia en el dólar estadounidense y al afrontar mejor los riesgos de las turbulencias externas, dijo el ministro de Finanzas.

  A tal fin, el Gobierno recurrirá a la línea de intercambio de divisas entre Corea del Sur y China, a través de la cual presta dinero a las empresas chinas y las alienta a liquidar los pagos para el comercio con el won, dijo el ministro de Finanzas, Bahk Jae-wan.

  Ésta es la primera medida significativa del Gobierno para fomentar el uso de su moneda más allá de sus fronteras, después de poner los esfuerzos en espera frente a la crisis financiera de 2007-2008.

  
"Hemos tratado de internacionalizar el won, teniendo en cuenta nuestra fuerte dependencia de las divisas y la susceptibilidad a la crisis, pero los esfuerzos fueron puestos en una pausa indefinida desde el año 2008", dijo el ministro Bahk a la Agencia de Noticias Yonhap en una entrevista reciente.

  "Mi idea es que no podemos retrasar el plan siempre, en un momento en que la situación de crisis económica se ha convertido en un factor constante. Hemos decidido comenzar primero a corto plazo, y en la actualidad estamos revisando las medidas activamente", añadió.

  Bahk dijo que el Gobierno está considerando recurrir a la línea de intercambio de divisas entre Corea del Sur y China como una opción posible, a través de la cual presta su dinero y alienta a las empresas chinas a utilizar el won en la liquidación de los pagos de sus importaciones procedentes de Corea del Sur.

  En octubre del año pasado, los dos acordaron ampliar el acuerdo de intercambio de divisas de 180.000 millones a 360.000 millones de yuanes, con el fin de conseguir liquidez de divisas en medio de la creciente incertidumbre económica. En virtud del acuerdo trienal, ambos pueden comerciar la moneda local de un país por la del otro.

  China es el mayor socio comercial de Corea del Sur y se espera que el comercio bilateral alcance los 300.000 millones de dólares en 2015.

  Bahk espera que el plan para utilizar la línea de intercambio de divisas, hará que a las empresas chinas les sea más fácil conseguir wones, y que con el tiempo, dé lugar a un aumento en el uso de la moneda surcoreana en los acuerdos comerciales. También contará con un efecto de "beneficio mutuo", al alentar a las empresas surcoreanas a liquidar las transacciones mediante el uso del yuan.

  "Recientemente, hemos puesto en marcha, en julio, discusiones a nivel de trabajo con nuestros homólogos chinos sobre cómo sacar provecho de la línea de intercambio de divisas", dijo. "Tarde o temprano, los funcionarios chinos vendrán a Corea del Sur para una segunda ronda de conversaciones", agregó.

  Además de tratar de ampliar el uso del won en el comercio, Bahk agregó que el Gobierno planea permitir que el won se utilice en las transacciones de capital en algunos casos especiales.

  Por ejemplo, el Gobierno está considerando permitir la inversión de una compañía china en el mercado de valores surcoreano si utiliza el dinero pagado en wones para sus exportaciones a Corea del Sur.

  La decisión se produce después de que Seúl tratara de fomentar el uso de la moneda local más allá de sus fronteras hasta hace pocos años, una medida destinada a reducir su dependencia del dólar, a fin de defenderse mejor de las fluctuaciones de las condiciones del mercado exterior.

  Sin embargo, los esfuerzos llegaron a un punto muerto después de que la crisis financiera en 2007-2008 afectara a la economía global. Corea del Sur aplazó indefinidamente el plan de "internacionalización monetaria", mientras luchaba para recuperarse del caos provocado por la crisis externa.

  Una moneda internacionalizada ofrece diversas ventajas a su país de emisión, mediante la reducción de los costos de conversión de divisas para las empresas y la disminución de los riesgos para su economía asociada a los tipos de cambio.

  También puede ayudar a evitar que el país caiga presa de la turbulencia financiera externa mediante la reducción de su dependencia de las monedas extranjeras.

  China y Japón han estado tratando de internacionalizar sus monedas locales mediante el aumento de la cooperación. Los dos iniciaron, el 1 de junio, el comercio directo yen-yuan en los mercados de Tokio y Shanghái para facilitar las transacciones comerciales y financieras sin utilizar el dólar como una herramienta provisional para fijar los tipos de cambio.

  Bahk dijo que el Gobierno simplificará las regulaciones relacionadas, incluida la Ley de Control Cambiario, a finales de este año, para preparar el camino para el aumento de las liquidaciones de transacciones usando el won.

  El won se utiliza para liquidar los pagos en un 1,8 por ciento de las exportaciones surcoreanas, mientras que la proporción de las importaciones se situó en el 3,4 por ciento. China usa el yuan en las liquidaciones de alrededor del 10 por ciento de su comercio.

  "En virtud de la ley actual, no hay ninguna restricción sobre el uso del won en la liquidación de pagos, pero el uso real sigue siendo muy bajo, debido, en parte, a la preferencia generalizada entre las empresas por el dólar y a la falta de demanda para el won", dijo.

  "El Gobierno aumentará la concienciación entre las empresas nacionales sobre el uso del won en las liquidaciones, a la vez que creará una nueva demanda. Al mismo tiempo mejorará las regulaciones pertinentes y las infraestructuras con el objetivo de aumentar el uso general de nuestra moneda", agregó.

   elena@yna.co.kr
(FIN)