<Jefe de la OCDE: Corea del Sur tiene margen para un mayor gasto fiscal y flexibilización monetaria para impulsar la economía
SNS Share
Article View Option

2016/10/25 10:36 KST

Jefe de la OCDE: Corea del Sur tiene margen para un mayor gasto fiscal y flexibilización monetaria para impulsar la economía

Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (foto cortesía de la OCDE)
Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (foto cortesía de la OCDE)

Seúl, 25 de octubre (Yonhap) -- Corea del Sur tiene margen para un mayor gasto fiscal y flexibilización monetaria, ha dicho, este martes, Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), aconsejando al Gobierno y el banco central que tomen las medidas necesarias para impulsar la economía, que está mostrando signos de ralentización.

En una entrevista por escrito con la Agencia de Noticias Yonhap, el jefe de la OCDE enfatizó, en particular, que Corea del Sur tiene margen para usar la política fiscal para contrarrestar la "trampa de bajo crecimiento" que están sufriendo otros muchos países avanzados miembros de la organización.

La entrevista coincide con su viaje a Corea del Sur, esta semana, para asistir a un seminario internacional para conmemorar el 20º aniversario de la adhesión de Corea del Sur a la OCDE.

"Corea del Sur, que se distingue por su fuerte posición fiscal, tiene margen para un mayor gasto gubernamental", dijo Gurría, refiriéndose a su superávit presupuestario y a la relativamente baja proporción del endeudamiento con respecto al producto interior bruto (PIB) en comparación con la media de la OCDE.

"Creemos que Corea del Sur tiene cabida para usar la política fiscal en 2017 para escaparse de la trampa de bajo crecimiento que está afectando a muchos países de la OCDE. El estímulo fiscal debería centrarse en medidas que apoyen el potencial de crecimiento y la inclusión social de Corea del Sur", añadió.

Sus recomendaciones tienen lugar en un momento en el que la economía surcoreana se enfrenta a las flojas exportaciones, un escaso consumo, el aumento de la deuda familiar y muchas otras incertidumbres, que incluyen la posible alza del tipo del interés de la Reserva Federal estadounidense.

Han estado creciendo las preocupaciones de que el crecimiento potencial del país haya caído en el rango del 2 por ciento, por lo que cada vez hay más llamamientos a que se hagan más esfuerzos para reformar las industrias principales, lideradas, en su mayoría, por los grandes conglomerados, y para simplificar la burocracia, la cual se estima que está perjudicando la competencia.

En este sentido, a fin de apuntalar la economía, la Asamblea Nacional ha aprobado en septiembre un presupuesto extraordinario de 11 billones de wones (9.700 millones de dólares) y el Banco de Corea (BOK, según sus siglas en inglés) también está manteniendo su tipo de interés de referencia en un mínimo histórico del 1,25 por ciento.

Ante la pregunta de si el banco central tiene margen de flexibilidad para recortar aún más su tipo de interés, Gurría enfatizó que la inflación surcoreana permanece bajo control y que los recientes esfuerzos gubernamentales para refrenar el endeudamiento doméstico y endurecer el crédito hipotecario están permitiendo más opciones, añadiendo que existe una ocasión para realizar una mayor flexibilización monetaria.

En cuanto a la perspectiva de la OCDE de la economía surcoreana para el próximo año, Gurría dijo que la organización está trabajando para revisar su último pronóstico de un crecimiento del 3 por ciento, citando las condiciones mundiales como un factor importante que podría determinar esta dirección.

"Actualmente estamos revisando nuestros pronósticos de la Perspectiva Económica de Noviembre. Nuestro pronóstico revisado dependerá grandemente de la perspectiva del comercio mundial", dijo el secretario general, añadiendo que un repunte en dicho comercio, que fue muy flojo en el primer semestre de este año, tendría un gran impacto en el crecimiento económico surcoreano, debido a que las exportaciones representan poco más de la mitad de su PIB.

Gurría también dio altas calificaciones a la transparencia del sector público surcoreano, citando su sistema de contratación electrónica, a través del cual las empresas pueden monitorizar todo el ciclo de contrataciones públicas, añadiendo que se trata de un procedimiento simplificado y en línea que también elimina la posibilidad de corrupción.

En cuanto a la ley anticorrupción recientemente implementada, conforme a la cual los empleados del sector público no pueden recibir comidas y regalos que excedan una cierta cantidad de dinero, Gurría dijo que Corea del Sur no es el único país que está tomando este tipo de pasos y expresó su esperanza de que proporcione unas "reglas del juego" claras por las que todos deban regirse.

Añadió que el objetivo de la política es más importante que el valor exacto o el límite específico para los regalos, esto es, proporcionar una guía para que el personal sepa lo que es aceptable para mantener su integridad profesional.

"Una política sobre regalos puede dejar claro a todo el mundo, funcionarios, empresarios y ciudadanos por igual, cuáles son las reglas del juego", observó, añadiendo que protege a los funcionarios, dado que ya no necesitan decidir por sí mismos qué hacer con los regalos e invitaciones, ya que pueden usar la política como escudo protector de su neutralidad e independencia.

El secretario general dijo, con respecto al 20º aniversario de la adhesión de Corea del Sur a la OCDE, que el país ha figurado entre los miembros de crecimiento más rápido desde que se incorporó a la organización. Añadió que su membresía en la OCDE permite a Corea del Sur intercambiar ideas con los países avanzados y aprender de las buenas prácticas.

Sin embargo, dijo que la gran dependencia económica en las exportaciones y los grandes conglomerados se ha convertido en "menos efectiva" y mencionó también la gran disparidad en la productividad entre las empresas y la desigualdad de ingresos como unos desafíos importantes a los que se enfrenta la economía nacional.

elena@yna.co.kr

(FIN)