<El embajador de Tokio ante Seúl insta a la firme alianza contra la cuestión nuclear norcoreana
SNS Share
Article View Option

2016/11/09 08:44 KST

El embajador de Tokio ante Seúl insta a la firme alianza contra la cuestión nuclear norcoreana

Seúl, 9 de noviembre (Yonhap) -- El embajador de Japón ante Corea del Sur, Yasumasa Nagamine, ha instado a la firme alianza entre los dos vecinos asiáticos para hacer frente a la persistente búsqueda norcoreana de armas nucleares y alcanzar el objetivo común de la desnuclearización de la península coreana.

Durante una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap, realizada el lunes pasado en Seúl, el embajador japonés, quien asumió su cargo en agosto, expresó su deseo de que los dos países puedan progresar en sus relaciones con miras al futuro mediante una cumbre que se estima que se celebre este año.

"Japón y Corea del Sur deberían dejar claro que, con la cooperación de Estados Unidos, con el que cada uno posee una estrecha alianza, no tolerarán el desarrollo nuclear y las pruebas de misiles del Norte, mientras ejercen presión (sobre Pyongyang) de forma correcta", dijo Nagamine.

El embajador, preocupado porque los programas nucleares y de misiles del Norte hayan entrado en una "nueva etapa", aseguró que Seúl y Tokio comparten el mismo objetivo de desnuclearización de la península coreana y que su cooperación es importante para que se obtengan resultados.

Japón es uno de los principales aliados de Corea del Sur, que ha estado tratando de implementar duras sanciones contra las reiteradas provocaciones norcoreanas de pruebas nucleares y misiles.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) está trabajando en una nueva resolución para sancionar a Pyongyang por su reciente detonación nuclear -la más potente hasta la fecha- del 9 de septiembre. En respuesta a las crecientes amenazas norcoreanas, y sin soluciones inmediatas, algunos políticos surcoreanos de línea dura están planteando armar al país con sus propias armas nucleares, una idea moderada desde hace tiempo y a la que se oponen sus principales aliados.

Sobre el posible armamento nuclear surcoreano, Nagamine dijo que Japón está prestando una "gran atención". Asimismo, el embajador señaló que "la desnuclearización de la península coreana", incluido el Sur, se acordó en el pacto del 19 de septiembre, refiriéndose al acuerdo de 2005, en el que el Norte había prometido acabar con sus programas nucleares a cambio de asistencia y garantía de su seguridad.

Ante la pregunta de que si el creciente escándalo sobre el tráfico de influencias que involucra a la amiga íntima de la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, podría afectar a los preparativos en proceso para celebrar este año una cumbre entre los líderes de Corea del Sur, China y Japón, el embajador descartó las preocupaciones, expresando, en su lugar, su deseo para que la primera visita de Park a Japón ayude en el progreso de las relaciones entre Seúl y Tokio.

Según Nagamine, puede haber diversas situaciones en cada país, sin embargo no cree que tales circunstancias tengan un impacto real en los esfuerzos para celebrar reuniones cumbre. Asimismo, el embajador dijo que, si tiene lugar la primera visita de la presidenta a Japón para la cumbre trilateral, la misma sería una gran oportunidad para el avance en las relaciones con miras hacia el futuro entre ambos países vecinos.

Mientras tanto, el embajador expresó su apoyo al acuerdo alcanzado a finales de 2015 entre los dos países vecinos, que tuvo por fin resolver la cuestión de las "mujeres de consuelo", calificándolo como "histórico" y solicitando mayores esfuerzos para su fiel implementación.

En diciembre del año pasado, Corea del Sur y Japón firmaron un acuerdo para acabar con las prolongadas disputas diplomáticas sobre la cuestión de las mujeres forzadas a ofrecer servicios sexuales para los soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

Conforme al acuerdo, Japón transfirió, recientemente, 1.000 millones de yenes (9,9 millones de dólares) a una fundación surcoreana dedicada a apoyar a las víctimas, pero un grupo de víctimas sobrevivientes y grupos cívicos continúan resistiéndose al acuerdo, afirmando que fue firmado en contra de su voluntad.

Nagamine dijo que la cuestión de las "mujeres de consuelo" ha sido, durante años, un desafío para las relaciones diplomáticas entre Japón y Corea del Sur, por lo que cree que el haber alcanzado un acuerdo a nivel gubernamental sobre la cuestión, poniendo punto final, es de gran importancia histórica. Por tal motivo, el embajador japonés dijo que lo que se debe hacer ahora es implementar el acuerdo que se encuentra en curso.

paola@yna.co.kr

(FIN)