<Exdiplomático norcoreano: Corea del Norte pretende completar su desarrollo de ICBM para finales de 2017
SNS Share
Article View Option

2017/01/08 11:09 KST

Exdiplomático norcoreano: Corea del Norte pretende completar su desarrollo de ICBM para finales de 2017

El exministro norcoreano Thae Yong-ho
El exministro norcoreano Thae Yong-ho

Seúl, 8 de enero (Yonhap) -- Thae Yong-ho, un exdiplomático de alto rango norcoreano que desertó al Sur el año pasado, ha dicho, este domingo, que Corea del Norte aspira a completar el desarrollo de un misil balístico intercontinental (ICBM, según sus siglas en inglés) capaz de alcanzar el territorio continental estadounidense para finales de este año o comienzos del próximo.

El exministro de la Embajada de Corea del Norte ante Londres dijo, en una entrevista concedida a la Agencia de Noticias Yonhap, que su país natal está acelerando su desarrollo de armas nucleares y misiles, dado que el líder, Kim Jong-un, dijo, en su discurso de Año Nuevo, que el Norte ha entrado en la etapa final de los preparativos para el lanzamiento de prueba de un ICBM.

Thae dijo que dicho mensaje parece estar destinado a hacer alarde de las capacidades nucleares y de misiles de Corea del Norte y a establecer las condiciones bajo las cuales Pyongyang podría celebrar conversaciones con Seúl y Washington.

"Corea del Norte ha establecido el objetivo de desarrollar armas nucleares miniaturizadas, que puedan ser instaladas en un misil y sean capaces de alcanzar Estados Unidos, para finales de 2017 o principios de 2018, ya que tiene en cuenta las transiciones políticas en Corea del Sur y Estados Unidos", dijo Thae, añadiendo que la posibilidad de que Pyongyang realice este año el disparo de prueba de un ICBM, o que el mismo sea exitoso, dependerá de la respuesta de Seúl y Washington ante este asunto.

Se sabe que la nación comunista está desarrollando el KN-08, un ICBM que puede ser transportado por carretera, cuyo alcance podría situarse en más de 13.000 kilómetros, lo suficiente como para atacar Estados Unidos; sin embargo, el Norte aún no lo ha puesto a prueba.

El año pasado Pyongyang incrementó notablemente sus provocaciones, llevando a cabo dos pruebas nucleares y el lanzamiento de más de 20 misiles balísticos, incluidos los misiles Musudan de alcance intermedio y los misiles balísticos de lanzamiento submarino (SLBM). El Norte había efectuado tres ensayos nucleares con anterioridad, en 2006, 2009 y 2013, por lo que la realización de dos test solo en 2016 se convirtió en algo inusual.

El régimen norcoreano afirma poseer la tecnología capaz de miniaturizar ojivas nucleares hasta el punto de que puedan ser montadas en un misil balístico; sin embargo, muchos expertos sostienen que todavía le faltan algunos años para llegar a dominar dicha capacidad.

Según Thae, el mensaje del líder indica que el país ha completado el desarrollo de los misiles de alcance medio y que solo le faltan por probar los ICBM, por lo que ha arrojado la pregunta a Seúl y Washington sobre qué van a hacer al respecto.

Kim Jong-un prometió, en su discurso de Año Nuevo, fomentar la capacidad del país para lanzar ataques nucleares preventivos si Corea del Sur y EE. UU. no suspenden sus ejercicios militares conjuntos anuales.

Thae dijo, al respecto, que el Norte dirá que tiene la intención de congelar sus programas nuclear y de misiles si Seúl y Washington detienen sus maniobras militares y levantan las sanciones contra él.

"Pero incluso en tal situación, Corea del Norte no pondrá sobre la mesa de negociación el lanzamiento de satélites", dijo refiriéndose a los lanzamientos de misiles de largo alcance, lo que le permitirá desarrollar la tecnología de ICBM mientras afirma que se trata solo del desarrollo de vehículos espaciales para propósitos pacíficos.

El exministro norcoreano ha comenzado recientemente su actividad pública a plena escala desde que desertó a Corea del Sur a finales de julio con su esposa y sus dos hijos.

Su deserción atrajo una gran atención dado que demostró que incluso los miembros de la élite norcoreana se están desilusionando con el régimen.

Thae dijo que los diplomáticos norcoreanos, incluidos los embajadores, viven en el extranjero con presupuestos limitados y se hallan bajo una fuerte presión para enviar divisas fuertes al Norte, que está sufriendo por las fuertes sanciones.

Añadió que el régimen ni siquiera paga las facturas médicas y que los diplomáticos no pueden obtener chequeos médicos regulares, citando, como ejemplo, al embajador norcoreano ante Italia, Kim Chun-guk, quien falleció de cáncer hepático el año pasado.

En cuanto a las sanciones internacionales, Thae dijo que su efectividad debería ser evaluada no solo con estadísticas, sino con el cambio en la mentalidad del pueblo norcoreano o el fracaso político del régimen.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impuso, el año pasado, dos resoluciones de sanciones -las más duras hasta la fecha- contra Corea del Norte por sus pruebas nucleares y de misiles, las cuales, según Thae, han puesto en aprietos la implementación de las políticas de Kim Jong-un, incluida la construcción de un nuevo distrito en Pyongyang, llamado "Calle Ryomyong".

En cuanto a la sanción de entidades de terceros países por sus acuerdos comerciales con Corea del Norte, el exdiplomático dijo que, aunque el endurecimiento de las sanciones en el futuro dependa de China, Corea del Sur y Estados Unidos deberían movilizar todos los medios posibles para reprimir al Norte con sanciones, "incluido un boicot secundario".

El exministro dijo que el régimen de Corea del Norte se mantiene firme pero que los norcoreanos están librando una forma de "resistencia" en el área económica.

"Pese a la represión en los mercados, los norcoreanos se están resistiendo vehementemente a la medida de los oficiales de seguridad de llevarse lo que venden", dijo Thae, añadiendo que el pueblo es consciente de que dado que el líder y el partido gobernante no pueden protegerles, deben encontrar su propia forma de supervivencia.

Enfatizó, asimismo, la necesidad de hacer que la información exterior llegue a un mayor número de norcoreanos para que vean la realidad del régimen, haciendo hincapié en la falacia de la sucesión del poder de tres generaciones de la familia Kim y planteando dudas sobre la identidad de la sangre real de Kim Jong-un.

Thae mostró, asimismo, su voluntad de visitar Estados Unidos para hablar sobre el problema nuclear del Norte, a fin de ayudar a la Administración estadounidense entrante a comprender la intención real del régimen norcoreano, de desarrollar armas nucleares, y establecer su política hacia Corea del Norte de forma razonable y precisa.

Agregó que espera dedicar su vida a adelantar la unificación coreana, salvar al pueblo coreano de un desastre procedente de las aspiraciones nucleares de Pyongyang y librar a los norcoreanos de vivir como esclavos de su régimen.

elena@yna.co.kr

(FIN)