<El exitoso reflotamiento del ferri Sewol es alcanzado gracias al arduo trabajo de los buceadores de Shanghai Salvage

2017/04/09 18:51 KST

Article View Option
SNS Share

El exitoso reflotamiento del ferri Sewol es alcanzado gracias al arduo trabajo de los buceadores de Shanghai Salvage

Jin Feng, director general de las operaciones de submarinismo de la compañía estatal china Shanghai Salvage (foto cortesía de Shanghai Salvage) (Yonhap)
Jin Feng, director general de las operaciones de submarinismo de la compañía estatal china Shanghai Salvage (foto cortesía de Shanghai Salvage) (Yonhap)

Seúl/Mokpo, 9 de abril (Yonhap) -- Detrás del exitoso reflotamiento del ferri Sewol, hundido hace poco menos de tres años en las aguas de Jindo, se encuentran los trabajadores chinos que hicieron frente a los dificultosos procesos de rescate del ferri.

Este domingo, cuando el ferri fue colocado finalmente en tierra firme, los trabajadores lograron ver el fruto de su arduo trabajo en el gran proyecto de rescate, 20 meses después de haber llegado, en agosto de 2015, a las aguas de Jindo, a 472 kilómetros al sudoeste de Seúl.

El ferri Sewol, hundido en abril de 2014 en aguas de la costa sudoeste de Corea del Sur, cerca de la isla de Jindo, fue reflotado el mes pasado y trasladado a un puerto en Mokpo, a unos 410 kilómetros al sudoeste de la capital surcoreana.

Durante una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap, el director general de las operaciones de submarinismo de la compañía estatal china Shanghai Salvage, Jin Feng, de 51 años de edad, dijo que, durante sus 32 años de experiencia en el sector, en los que se zambulló más de 6.000 veces, nunca encontró un caso como el del ferri hundido Sewol. El Gobierno surcoreano firmó un contrato con el consorcio chino Shanghai Salvage para llevar a cabo todos los procedimientos para el rescate del ferri Sewol.

Tras su llegada a Corea del Sur, el 12 de agosto de 2015, Feng ha liderado a cerca de 100 buceadores para las operaciones bajo el agua.

Recordando su primera inmersión, Feng dijo que la primera vez que se sumergió fue el día posterior a su llegada, pero que, debido a la impureza del agua, era difícil visualizar algo.

"Era la primera vez en rescatar un navío inclinado en su estado original, instalar las redes para prevenir las pérdidas (de su contenido), y subir el navío al buque semisumergible tras reflotarlo", explicó el director general recordando los procedimientos de entonces.

También fueron un problema las afamadas fuertes corrientes marinas de la región en la que el ferri se hundió y la mala visión bajo el agua. Además, dependiendo de la profundidad del agua, la dirección y velocidad de la marea son considerablemente diferentes, por lo que muchos veteranos en la materia se mostraron pesimistas.

Los trabajadores llevan a cabo las operaciones de inspección de las barcazas de salvamento. (Foto cortesía de Shanghai Salvage) (Yonhap)
Los trabajadores llevan a cabo las operaciones de inspección de las barcazas de salvamento. (Foto cortesía de Shanghai Salvage) (Yonhap)

"En mi primera inmersión el Sewol estaba inclinado unos 90 grados", dijo Feng, añadiendo que, dado que el ferri había estado sumergido durante un tiempo prolongado, ya estaba corroído y tenía en su interior mucha vida marina.

Feng dijo que el tiempo de operaciones siempre quedaba corto, debido a la diferencia entre las corrientes, con un corto período de marea muerta y debiendo realizar los preparativos unas horas antes para acelerar eficientemente las operaciones.

Feng añadió que, en un principio, no podía creer que se reflotaría en su totalidad un navío de su peso y en la postura inclinada en la que estaba.

Ante la pregunta de que si había realizado previamente una operación como esta, Feng dijo: "Generalmente, se enderezan (los navíos) bajo el agua para reflotarlos, pero el Sewol fue alzado inclinado, esta fue la primera vez".

Las aguas eran muy frías a pesar de ser verano y la visión no era buena, pero lo más difícil, según destacó Feng, fue eliminar la aleta estabilizadora del navío.

Durante las difíciles operaciones de rescate hubo diversas ocasiones peligrosas para los buceadores. En octubre de 2015, uno de los buceadores chinos que intentaba eliminar un propulsor del frente del navío sufrió un accidente por una explosión durante la operación.

Feng dijo que "en realidad, las operaciones de inmersión son un trabajo lleno de riesgos", dado que muchos de los trabajadores sufren muchos dolores de espalda y se resfrían a menudo.

Sin embargo, Feng dijo que, pese a las dificultades y las pérdidas registradas financieramente por el proyecto del ferri Sewol, lo acabará y agregó que realizará sus "máximos esfuerzos para contribuir a los surcoreanos".

paola@yna.co.kr

(FIN)