SNS Share
Article View Option

2016/04/27 16:34 KST

Un análisis de los escombros del misil muestra que el lanzamiento norcoreano de febrero no fue para poner en órbita un satélite

Seúl, 27 de abril (Yonhap) -- Un análisis de los escombros del misil de largo alcance lanzado por Corea del Norte a principios de febrero ha mostrado que carece del mecanismo esencial necesario para proteger un satélite durante el curso de su vuelo accidentado, dijeron expertos militares este miércoles.

Las señales indican que el lanzamiento de febrero no fue utilizado para colocar un satélite en órbita, como reclamó el Norte.

Corea del Norte lanzó un misil de largo alcance el 7 de febrero, para desafiar las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que prohíben al país la realización de actividades nucleares y de misiles balísticos.

El Norte declaró que el lanzamiento fue de un cohete y que tuvo únicamente el fin de colocar en órbita un satélite de observación terrestre, pero el CSNU lo denunció como una prueba de misil balístico de largo alcance, adoptando, por tanto, una nueva serie de sanciones contra el régimen norcoreano.

Precisar, tras el lanzamiento norcoreano, si se trató de un misil balístico o de un cohete para poner en órbita un satélite, no fue fácil, dado que ambos utilizan prácticamente la misma tecnología.

El día del lanzamiento Corea del Sur recuperó los restos del misil que cayeron en aguas surcoreanas, incluido el carenado, la cofia que protege la carga de un misil.

Un reciente análisis del carenado, mostró que no tenía el mecanismo apropiado para proteger el satélite cargado en el cohete, dijeron los analistas.

Según los expertos, debería haber habido una cubierta acústica y otros mecanismos de protección para proteger el satélite de las posibles sacudidas, ruidos y calor que aparecen en el vuelo de un cohete, pero este no tenía tales dispositivos, lo que demuestra que no tenía el fin de ser utilizado para un satélite.

Asimismo, dijeron que el satélite puesto en órbita no ha emitido ninguna señal desde el 10 de febrero, lo que indica que fue solo una tapadera para poner a prueba la tecnología de misiles de largo alcance.

Los expertos creen que el misil de febrero fue del mismo modelo que el lanzado en diciembre de 2012, ya que ambos comparten el mismo diámetro, altura, toberas y motor de aceleración.

Al realizar el segundo ensayo en el mismo misil, el Norte parece haber mejorado la fiabilidad de sus componentes, apuntaron.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)