2017/05/18 19:03 KST

Article View Option
SNS Share

(AMPLIACIÓN)- Enviado especial ante Japón: Abe promete construir lazos orientados al futuro con Corea del Sur

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe (dcha.), y el enviado especial surcoreano ante Japón, Moon Hee-sang, posan para una fotografía antes de celebrar una reunión bilateral el 18 de mayo de 2017 en Tokio.
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe (dcha.), y el enviado especial surcoreano ante Japón, Moon Hee-sang, posan para una fotografía antes de celebrar una reunión bilateral el 18 de mayo de 2017 en Tokio.

Tokio, 18 de mayo (Yonhap) -- El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, dijo este jueves que Corea del Sur es el "país más importante" que comparte los mismos intereses estratégicos, añadiendo que seguirá adelante con la construcción de los lazos orientados al futuro entre ambos países.

Abe hizo tal comentario durante una reunión de unos 30 minutos con Moon Hee-sang, enviado especial a Japón del presidente de Corea del Sur Moon Jae-in, quien fue despachado para entregar una carta del líder surcoreano a Abe y discutir los detalles sobre una reunión cumbre.

El enviado especial, legislador por cinco mandatos del Partido Democrático, señaló que Japón y Corea del Sur comparten no solo los valores de economía de mercado y democracia, sino también la amenaza planteada por las ambiciones nucleares y de misiles de Corea del Norte.

Moon dijo que visitó Tokio con el objetivo de transmitir la voluntad del presidente Moon para establecer unas relaciones orientadas al futuro con Japón y su deseo de reunirse con el líder japonés "en la fecha más cercana posible" y "frecuentemente", añadiendo que el nuevo presidente surcoreano desea reavivar la diplomacia cercana con Tokio.

La visita del enviado a Japón se produjo en medio de la prolongada fricción sobre un controvertido acuerdo, alcanzado en 2015 entre ambos países, para poner fin a la disputa sobre la esclavitud sexual de mujeres coreanas al servicio del Ejército de Japón durante los tiempos de guerra.

En virtud del pacto bilateral, Tokio expresó su disculpa por sus atrocidades en la era colonial y acordó crear una fundación destinada a apoyar a las víctimas de la esclavitud sexual que siguen con vida. Además, prometió contribuir con 1.000 millones de yenes (9,97 millones de dólares) a la fundación creada el año pasado.

Los críticos ponen en duda la sinceridad de la disculpa y critican que el acuerdo fue alcanzado apresuradamente sin consultar de manera suficiente la opinión de las víctimas.

Durante una conversación telefónica con Abe, realizada la semana pasada tras su investidura, el presidente Moon dijo que la mayoría del pueblo surcoreano no puede aceptar emocionalmente el acuerdo, insinuando un posible intento de renegociarlo.

El enviado especial expresó la opinión del presidente en su reunión del miércoles con el canciller japonés Fumio Kishida, además de pedir esfuerzos conjuntos para resolver el problema con sabiduría.

Al ser preguntado sobre si discutió el asunto durante la reunión con Abe, el enviado respondió afirmativamente pero rehusó dar detalles al respecto, limitándose a decir que "sí" explicó suficientemente la posición del presidente surcoreano al primer ministro japonés.

El enviado dijo inicialmente que en la carta que entregó a Abe no pareció haber nada relacionado con el controvertido acuerdo, pero después rectificó afirmando que sí trataba el asunto.

felipe@yna.co.kr

(FIN)