2017/11/14 21:09 KST

Article View Option

(2ª AMPLIACIÓN)- Moon dice que "todo" será posible después del congelamiento nuclear de Corea del Norte

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (dcha.) habla, durante una conferencia de prensa para los medios surcoreanos en un hotel en Manila, Filipinas, el 14 de noviembre de 2017, sobre el resultado de su participación en el foro de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, según sus siglas en inglés).
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (dcha.) habla, durante una conferencia de prensa para los medios surcoreanos en un hotel en Manila, Filipinas, el 14 de noviembre de 2017, sobre el resultado de su participación en el foro de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, según sus siglas en inglés).

Manila, 14 de noviembre (Yonhap) -- Corea del Sur y la comunidad internacional podrían comenzar discusiones sobre posibles recompensas para Corea del Norte si el solitario país decide, al menos, congelar su programa nuclear y acudir al diálogo de desnuclearización, ha dicho, este martes, el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

"Creo, de manera realista, que no será fácil avanzar para completar el desmantelamiento de las armas nucleares de Corea del Norte en un futuro cercano, considerando los recientes avances en los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte", dijo el presidente en una conferencia de prensa, añadiendo que eso significa que probablemente Corea del Norte primero tendría que congelar su programa nuclear, y entonces avanzar hacia el desmantelamiento completo, y si eso sucede, Moon dijo creer que Corea del Sur y la comunidad internacional podrían discutir qué se puede hacer a cambio.

El presidente surcoreano hizo estas declaraciones tras participar en el foro regional organizado por la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, según sus siglas en inglés), en Manila, Filipinas, a donde llegó el domingo después de sus viajes por Indonesia y Vietnam.

El líder surcoreano se negó a responder cuando le preguntaron si su país y Estados Unidos podrían considerar detener sus ejercicios militares conjuntos en Corea del Sur, que han sido durante mucho tiempo acusados por Pyongyang de estar dirigidos a atacar y derrocar al régimen comunista.

Aún así, Moon dijo que cualquier cosa podría ser discutida si el Norte regresa a la mesa de diálogos.

Sin embargo, Moon insistió que ahora todavía es el momento de concentrarse en mantener la máxima presión y las sanciones contra el empobrecido Norte, para llevarlo al camino del diálogo.

El presidente Moon señaló que los próximos juegos olímpicos de invierno, que tendrán lugar en Corea del Sur a principios del año que viene, podrían brindar una oportunidad para que el Norte saliera de su largo aislamiento.

Si Corea del Norte toma parte en los JJ. OO. de PyeongChang, pasarán de ser un simple evento olímpico a brindar una gran oportunidad de contribuir a la paz entre Corea del Sur y Corea del Norte, y a la paz en toda la región del Nordeste Asiático, dijo Moon.

Pyongyang permanece en silencio a pesar de las repetidas invitaciones del presidente surcoreano para que participe en las Olimpiadas de PyeongChang, que se celebrarán del 9 al 25 de febrero de 2018.

Moon dijo no permanecer optimista ni pesimista, señalando que habitualmente Corea del Norte ha tomado tales decisiones en el último minuto.

Incluso si Corea del Norte no participa en PyeongChang 2018, quedan por celebrarse los Juegos Olímpicos de Verano de Tokio 2020 y los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022, dijo el presidente surcoreano, señalando que dichos eventos serán una buena oportunidad para que los líderes de los países del Nordeste Asiático aborden temas como la paz, el bloque económico y la prosperidad mutua.

Moon se encuentra actualmente realizando un viaje de ocho días por el Sudeste Asiático, que ha incluido su participación en el foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), en Da Nang, Vietnam, así como una serie de cumbres bilaterales con otros líderes mundiales, incluidos el presidente chino, Xi Jinping, y el primer ministro chino, Li Keqiang.

Moon insistió en que su cumbre con Xi, celebrada al margen del foro de la APEC, marcó un nuevo comienzo en las relaciones bilaterales entre sus países.

Las relaciones entre Seúl y Pekín habían alcanzado su punto más bajo en medio de la protesta de China contra el despliegue del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD) estadounidense en territorio surcoreano.

El líder de Corea del Sur señaló que el tema del THAAD puede no haber desaparecido por completo, pero insistió en que los países lo han dejado atrás claramente, para así normalizar la relación y seguir desarrollándola.

Corea del Sur y China emitieron anteriormente una declaración conjunta en la que prometieron volver a poner sus lazos en el camino adecuado.

Para destacar el aparente final de meses de disputas diplomáticas, Moon acordó visitar China el mes que viene, para mantener la que será su tercera cumbre bilateral con el líder chino desde que asumió el cargo en mayo.

adrian@yna.co.kr

(FIN)