2018/01/02 15:29 KST

Article View Option

Corea del Sur espera la respuesta de Corea del Norte a la oferta de diálogo previa

La portavoz del Ministerio de Defensa, Choi Hyun-soo (foto de archivo)
La portavoz del Ministerio de Defensa, Choi Hyun-soo (foto de archivo)

Seúl, 2 de enero (Yonhap) -- El Ministerio de Defensa de Corea del Sur ha dicho, este martes, que su oferta para el diálogo militar con Corea del Norte sigue siendo válida, en medio del precavido optimismo de que los años de tensiones en la península coreana se mitiguen finalmente.

En su mensaje de Año Nuevo, el líder norcoreano, Kim Jong-un, propuso el diálogo inmediato entre las dos Coreas ante su deseo de enviar una delegación norcoreana a las primeras olimpiadas invernales de Corea del Sur, previstas para el próximo mes.

La medida representa un posible cambio de tendencia en la actitud del régimen de Kim, tras sus pruebas nucleares y lanzamientos de misiles.

Hace seis meses la Administración Moon Jae-in sugirió que ambas partes celebren diálogos militares, además de las negociaciones para organizar una reunión de las familias separadas durante la Guerra de Corea de 1950-53.

Sin embargo, Pyongyang mantuvo su silencio ante la oferta del presidente surcoreano.

Ante la pregunta sobre la cuestión, el Ministerio de Defensa surcoreano dijo que continúa a la espera de la respuesta del Norte.

Durante una conferencia de prensa, la portavoz del ministerio, Choi Hyun-soo, dijo que propusieron los diálogos entre las autoridades militares de ambas partes en julio de 2017 y que la oferta permanece en pie.

Choi señaló que el Gobierno reiteró su deseo de dialogar con Pyongyang sin restricciones en cuanto al formato, tiempo y modo de la reunión.

En cuanto a la postergación de los ejercicios militares conjuntos entre Seúl y Washington, llamados Key Resolve y Foal Eagle, Choi dijo que todavía no se ha tomado una decisión.

La propuesta de paz del líder norcoreano obtuvo respuestas contradictorias entre los surcoreanos. Algunos, en su mayoría de pensamiento liberal, consideraron la medida como una posible señal de una nueva fase en las relaciones intercoreanas, mientras que muchos conservadores calificaron la situación como una táctica típica para crear divisiones entre los aliados.

paola@yna.co.kr

(FIN)