2018/01/02 16:54 KST

Article View Option

El presidente priorizará la paz, seguridad y el sustento de vida del pueblo

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, preside la primera reunión del Gabinete del año, el 2 de enero de 2018, en la Oficina del Presidente, Cheong Wa Dae, en el centro de Seúl.
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, preside la primera reunión del Gabinete del año, el 2 de enero de 2018, en la Oficina del Presidente, Cheong Wa Dae, en el centro de Seúl.

Seúl, 2 de enero (Yonhap) -- El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha prometido este martes redoblar los esfuerzos para restaurar las relaciones intercoreanas, actualizar los sistemas de seguridad pública y mejorar el día a día del pueblo surcoreano en este año 2018.

Durante una reunión por el nuevo año con más de 200 líderes de varios sectores, el presidente presentó dos objetivos principales de su Administración en este año: la paz en la península coreana y la seguridad pública.

"Uno es la paz de la península coreana. Afortunadamente, el líder norcoreano, Kim Jong-un, ha expresado su deseo de enviar una delegación norcoreana a los Juegos Olímpicos de PyeongChang y mantener diálogos a nivel gubernamental en su mensaje de Año Nuevo", dijo Moon durante una reunión realizada en su oficina, Cheong Wa Dae, con los líderes de política, economía y del Gobierno, además de con los representantes sindicales y activistas civiles.

El presidente prometió que se harán los mayores esfuerzos, con la estrecha cooperación de la comunidad internacional, para convertir las próximas olimpiadas invernales en unos juegos olímpicos de paz, a la vez que se asegurarán de que el diálogo concluya en el establecimiento de la paz entre las dos Coreas y la resolución de la cuestión nuclear norcoreana.

El segundo objetivo es mejorar la seguridad del pueblo.

Moon dijo que hará todo lo posible para que el país y el Gobierno se conviertan en el paraguas y escudo del pueblo.

El presidente destacó que el país obtuvo grandes logros el año pasado, señalando que el volumen comercial nacional registró una nueva marca, convirtiéndose en el sexto mayor del mundo.

Moon señaló que todo esto es el resutado del sudor del pueblo surcoreano y presentó su más profundo respeto y aprecio a todos y cada uno de los ciudadanos.

Pese a los logros obtenidos, el presidente dijo que el pueblo no parece notar aún el cambio conseguido.

En este momento, según Moon, el pueblo está pensando: "El país está cambiando, pero ¿cambiará mi vida también?". El presidente dijo que este año el Gobierno realizará esfuerzos supremos para asegurarse de que las personas sientan que sus propias vidas han mejorado mientras el país muestra cambios.

En particular, el Gobierno realizará cambios cruciales para reducir la polarización, enfocándose en la creación de nuevos empleos y reduciendo las brechas.

Sin embargo, tales esfuerzos requerirán concesiones de todas las partes, señaló el presidente.

Si todos cedemos un poco, compartimos nuestras cargas y unimos nuestras mentes, podríamos acercarnos un paso más hacia una República de Corea mejor en la que todos viviremos mejor, dijo el mandatario utilizando el nombre oficial de Corea del Sur.

El presidente también solicitó la cooperación de los círculos políticos.

Lo más importante podría ser la política, dijo Moon, añadiendo que se realizarán esfuerzos adicionales para el diálogo entre el partido gubernamental y los partidos opositores, además de mantener diálogos entre el Parlamento y el Gobierno.

Moon dijo que si la política se convierte en una competencia para lograr una mejoría, en lugar de una competencia de críticas, no habrá nada que no se pueda lograr.

paola@yna.co.kr

(FIN)