SNS Share
Article View Option

2017/03/21 09:24 KST

Park se enfrenta a múltiples acusaciones penales en el interrogatorio de la fiscalía

La expresidenta Park Geun-hye llega a su residencia privada, el 12 de marzo de 2017, dos días después de ser destituida por el Tribunal Constitucional.
La expresidenta Park Geun-hye llega a su residencia privada, el 12 de marzo de 2017, dos días después de ser destituida por el Tribunal Constitucional.

Seúl, 21 de marzo (Yonhap) -- La expresidenta, Park Geun-hye, la primera mandataria del país elegida democráticamente en ser destituida, se enfrenta a las acusaciones de soborno, abuso de poder, coerción y filtración de secretos gubernamentales en 13 casos diferentes que la involucran junto con su amiga íntima y varios de sus exasesores.

Está previsto que Park comparezca este martes por la mañana ante la Oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl, en el sur de Seúl, para ser interrogada, por las sospechas de haber coludido con su amiga íntima, Choi Soon-sil, y con el exasesor presidencial An Chong-bum, en ejercer presión sobre los conglomerados locales para que donasen cerca de 77.400 millones de wones (69 millones de dólares) a las fundaciones Mir y K-Sports, presuntamente controladas por Choi.

La fiscalía acusó a Park de abuso de poder y coerción, y un consejo independiente de investigación concluyó, posteriormente, que dicho acto constituye soborno.

Tras un mes de investigaciones, el consejo independiente imputó al vicepresidente de Samsung Electronics Co., Lee Jae-yong, líder de facto del Grupo Samsung, por los cargos de sobornar a Choi y Park a cambio de favores empresariales.

El consejo consideró que los 20.400 millones de wones (18,1 millones de dólares) donados por Samsung a las dos fundaciones, y otras transacciones empresariales con la empresa de Choi, fueron realmente sobornos.

La fiscalía se encuentra ampliando actualmente su investigación hacia otros conglomerados.

Chey Tae-won, presidente del Grupo SK, fue interrogado por los fiscales el sábado pasado, por las sospechas de que el conglomerado donó 11.100 millones de wones (9,9 millones de dólares) a las fundaciones a cambio de obtener el perdón presidencial para Chey, quien estaba cumpliendo una pena de prisión por malversación y otros cargos.

Un funcionario de alto rango de la fiscalía dijo, anteriormente, que se decidirá si tal cantidad de dinero fue coerción o soborno tras obtener los datos correctos basándose en el interrogatorio de Park.

La expresidenta también ha sido acusada de incluir en una lista negra a más de 9.000 figuras culturales críticas con el Gobierno para negarles apoyo estatal.

La exministra de Cultura Cho Yoon-sun y el ex jefe del personal presidencial Kim Ki-choon están siendo enjuiciados por organizar, presuntamente, la creación y gestión de la lista.

Mientras tanto, el exasesor presidencial Jeong Ho-seong está siendo juzgado por los cargos de filtrar a Choi documentos estatales, incluida información confidencial, bajo las órdenes de Park. Ha habido acusaciones de que Choi, quien no ostentaba ningún cargo oficial ni posee experiencia política, ejerció influencia indebida en asuntos de Estado importantes utilizando sus vínculos con Park.

La exmandataria también está acusada de abuso de poder por despedir, durante los últimos años, a funcionarios públicos que no apoyaban las supuestas irregularidades y por tráfico de influencias para conceder favores empresariales a los allegados de Choi.

Park ha negado rotundamente todas las acusaciones en su contra y, hasta el momento, ha rechazado una investigación directa, ya que, según la Constitución, ningún presidente en ejercicio puede ser objeto de procesamiento penal; sin embargo, la decisión del Tribunal Constitucional de destituirla, tomada el pasado 10 de marzo, la privó de dicha inmunidad.

elena@yna.co.kr

(FIN)