2017/12/26 15:36 KST

Article View Option

(AMPLIACIÓN)- Corea del Sur escuchará a las víctimas antes de decidir sobre el controvertido acuerdo de las ex esclavas sexuales

La ministra de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha, habla durante una reunión con la prensa, llevada a cabo el 26 de diciembre de 2017 en la Cancillería en Seúl.
La ministra de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha, habla durante una reunión con la prensa, llevada a cabo el 26 de diciembre de 2017 en la Cancillería en Seúl.

Seúl, 26 de diciembre (Yonhap) -- La ministra de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha, ha dicho, este martes, que el Gobierno tomará su decisión política final sobre un controvertido acuerdo con Japón respecto a las ex esclavas sexuales coreanas, forzadas por el país vecino a servir a sus tropas en tiempos de guerra, después de escuchar las opiniones de las víctimas y de los grupos cívicos.

La canciller dijo en una reunión con la prensa que el Gobierno anterior parece que no hizo esfuerzos suficientes para reunir opiniones antes de alcanzar el llamado "acuerdo de las mujeres de consuelo" en diciembre de 2015.

Sus comentarios se produjeron un día antes de que un equipo de trabajo anuncie el resultado de una revisión, que ha llevado meses, de dicho acuerdo, en el que ambos países prometieron dejar atrás la esclavitud sexual de las mujeres coreanas de Japón en tiempos de guerra, llamadas eufemísticamente "mujeres de consuelo".

Asimismo Kang señaló que es básicamente un asunto de derechos humanos, y que hay víctimas cuyos derechos humanos fueron directamente afectados, y grupos cívicos que las han apoyado durante décadas.

Añadió que, teniendo en cuenta el resultado de la revisión del equipo de trabajo, cree que es correcto que se reflejen bastante las voces de las víctimas y de los grupos cívicos a través de las comunicaciones suficientes antes de que el Gobierno tome su postura sobre el asunto.

Corea del Sur y Japón llegaron a un acuerdo a finales de 2015 para resolver "final e irreversiblemente" el asunto de las "mujeres de consuelo". Tokio dio una disculpa por sus atrocidades durante el período colonial y acordó contribuir con 1.000 millones de yenes (8,9 millones de dólares) a una fundación dedicada a apoyar a las víctimas.

Sin embargo, el acuerdo fue criticado duramente por las víctimas y los grupos cívicos afirmando que la disculpa carece de sinceridad, y diciendo que el Gobierno no les consultó previamente. Algunos, incluso, solicitaron descartar el acuerdo.

El Gobierno de Moon Jae-in, que asumió el poder en mayo, dijo que parece que hubo problemas en el procedimiento. El grupo de trabajo creado después de la investidura presidencial de Moon tiene previsto anunciar este martes el resultado de su investigación.

Japón está instando a Corea del Sur a cumplir fielmente con el acuerdo. El Gobierno de Seúl dice que está buscando un acercamiento de doble vía en el que las cuestiones históricas estarán separadas de las relaciones diplomáticas.

Kang dijo que el informe del grupo de trabajo es sobre el procedimiento mediante el que se alcanzó el acuerdo y su evaluación, no sobre sugerencias de política. La canciller dijo que la política diplomática que tome el Gobierno no depende por completo del resultado del grupo de trabajo.

La diplomática dijo que los resultados serán tomados en cuenta, pero que también se comunicarán con las víctimas de la esclavitud sexual.

La canciller rehusó ofrecer más detalles sobre el anuncio del grupo de trabajo, pero señaló que el Gobierno anterior no hizo los esfuerzos suficientes para comunicarse con las víctimas.

Según Kang, la conclusión es que faltó considerablemente comunicación con las víctimas hasta alcanzar el acuerdo, un resultado estimado pero que ahora se puede decir con suficiente evidencia, dijo.

La canciller dijo que "todas las opciones" deben permanecer abiertas en las acciones que el Gobierno tome sobre el acuerdo, que, según Kang, cerca del 70 por ciento de los surcoreanos no pueden aceptar.

Igualmente, la funcionaria destacó que el Gobierno hará todos los esfuerzos diplomáticos posibles para mejorar las relaciones bilaterales con Japón pese a las muchas cuestiones recalcitrantes entre los dos países, haciendo frente "directamente" a la historia compartida.

Sobre Corea del Norte y las cuestiones nucleares, Kang dijo que el Gobierno investigará de cerca todos los escenarios, incluidas las provocaciones adicionales y una posible reanudación de los diálogos para abordar las crecientes amenazas norcoreanas.

En cuanto a China y las relaciones bilaterales, tensadas por el despliegue de un sistema de defensa contra misiles de Estados Unidos en Corea del Sur, Kang reafirmó que los líderes de ambos países compartieron la postura de normalizar las relaciones a "medio y largo plazo".

paola@yna.co.kr

(FIN)