2018/05/18 17:35 KST

Article View Option

Los empresarios surcoreanos vuelven a pedir la aprobación del Gobierno para visitar el clausurado complejo industrial intercoreano en Corea del Norte

La foto de archivo muestra el Complejo Industrial de Kaesong en Corea del Norte.
La foto de archivo muestra el Complejo Industrial de Kaesong en Corea del Norte.

Seúl, 18 de mayo (Yonhap) -- Un grupo de empresarios surcoreanos ha vuelto a pedir, este viernes, la aprobación del Gobierno para visitar el complejo industrial intercoreano en Corea del Norte, actualmente cerrado, con el objetivo de inspeccionar sus instalaciones inactivas.

La última solicitud surgió en medio de nuevas tensiones en la península coreana debido a la amenaza del Norte de congelar el diálogo intercoreano en protesta contra un ejercicio militar aéreo conjunto entre Corea del Sur y Estados Unidos que se está llevando a cabo.

Los empresarios han presionado infructuosamente para realizar un viaje a la ciudad fronteriza occidental de Kaesong, lugar donde están ubicadas 123 fábricas surcoreanas, en los últimos años.

Cualquier viaje de surcoreanos a Corea del Norte requiere la aprobación del Gobierno del Sur, así como el consentimiento del Norte.

Shin Han-yong, jefe de un grupo de trabajo que habla por las empresas surcoreanas que operaban fábricas en Kaesong, dijo que la reanudación del parque industrial es inminente tras la cumbre del mes pasado entre los líderes de las dos Coreas.

En abril, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, mantuvieron diálogos en la aldea fronteriza de Panmunjom y alcanzaron un acuerdo sobre una amplia gama de medidas para aliviar las tensiones y llevar a cabo diversos proyectos de cooperación económica.

La zona industrial, inaugurada en 2004, albergaba 124 compañías surcoreanas que empleaban a más de 54.000 trabajadores norcoreanos para producir bienes de trabajo intensivo, como ropa y utensilios variados.

Corea del Sur suspendió sus operaciones en febrero de 2016 para castigar a Corea del Norte por su cuarta prueba nuclear y el lanzamiento de un misil de largo alcance.

En represalia contra el cierre del complejo por parte de Seúl, Corea del Norte expulsó a los surcoreanos restantes y anunció que congelaría y liquidaría todos sus activos.

Shin Han-yong, jefe de un grupo de trabajo privado en nombre de las 123 firmas surcoreanas que operaban fábricas en la ciudad fronteriza de Kaesong, en Corea del Norte, habla en una reunión en el oeste de Seúl el 18 de mayo de 2018.
Shin Han-yong, jefe de un grupo de trabajo privado en nombre de las 123 firmas surcoreanas que operaban fábricas en la ciudad fronteriza de Kaesong, en Corea del Norte, habla en una reunión en el oeste de Seúl el 18 de mayo de 2018.

adrian@yna.co.kr

(FIN)