2018/07/12 19:30 KST

Article View Option

Corea del Sur aprueba el plan de un grupo cívico para visitar Corea del Norte

Seúl, 12 de julio (Yonhap) -- El Ministerio de Unificación de Corea del Sur ha aprobado, este jueves, un plan de cinco miembros de un grupo cívico local para visitar Corea del Norte la próxima semana, dijeron funcionarios de Seúl.

Los miembros del Consejo Surcoreano para la Reconciliación y la Cooperación (KCRC, según sus siglas en inglés), dedicado a los intercambios civiles transfronterizos, planean comenzar el lunes una visita de cuatro días para un proyecto conjunto cuyo objetivo es traer a casa los restos de las víctimas coreanas del trabajo forzoso bajo el régimen colonial de Japón (1910-45).

La delegación incluye al jefe del KCRC, Kim Hong-gul, el hijo más joven del fallecido presidente Kim Dae-jung, quien recibió el Premio Nobel de la Paz en el año 2000 por su "política del sol" de compromiso con Corea del Norte.

El proyecto de recuperación intercoreana se produce en medio de una creciente sensación de deshielo entre las dos Coreas, que llevó a la histórica cumbre intercoreana en abril, donde los líderes acordaron expandir los intercambios transfronterizos y reducir las tensiones militares.

Los historiadores dicen que millones de coreanos fueron movilizados para realizar trabajos forzados durante el régimen colonial de Japón. Kim dijo que el proyecto podría comenzar con alrededor de 2.200 conjuntos de restos que se han localizado alrededor de los templos japoneses.

El 18 de septiembre de 2015, las familias de las víctimas y miembros de grupos civiles llevan las lápidas mortuorias y urnas que contienen los restos de 115 coreanos obligados por Japón a realizar trabajos forzosos durante el régimen colonial japonés de 1910-45, después de llegar a una terminal internacional de ferris en la ciudad portuaria de Busan, en el sur de Corea del Sur. Los restos han sido reunidos desde 1997, en todo Hokkaido, por expertos, religiosos y estudiantes de ambos países. (Foto de archivo)
El 18 de septiembre de 2015, las familias de las víctimas y miembros de grupos civiles llevan las lápidas mortuorias y urnas que contienen los restos de 115 coreanos obligados por Japón a realizar trabajos forzosos durante el régimen colonial japonés de 1910-45, después de llegar a una terminal internacional de ferris en la ciudad portuaria de Busan, en el sur de Corea del Sur. Los restos han sido reunidos desde 1997, en todo Hokkaido, por expertos, religiosos y estudiantes de ambos países. (Foto de archivo)

adrian@yna.co.kr

(FIN)