2017/04/20 10:30 KST

Article View Option
SNS Share

Los candidatos presidenciales dicen que EE. UU. y China son la clave para detener el ensayo nuclear del Norte

De izda. a dcha.: Sim Sang-jeung del Partido para la Justicia; Hong Joon-pyo del Partido de Libertad Surcoreana; Yoo Seong-min, del Partido Bareun; Moon Jae-in del Partido Democrático; y Ahn Cheol-soo del Partido Popular.
De izda. a dcha.: Sim Sang-jeung del Partido para la Justicia; Hong Joon-pyo del Partido de Libertad Surcoreana; Yoo Seong-min, del Partido Bareun; Moon Jae-in del Partido Democrático; y Ahn Cheol-soo del Partido Popular.

Seúl, 20 de abril (Yonhap) -- En su segundo debate por televisión sostenido el miércoles pasado, todos los candidatos presidenciales principales han citado a Estados Unidos y China como los actores clave para evitar que Corea del Norte realice su sexto ensayo nuclear.

Durante un debate organizado por la emisora pública KBS, se preguntó a los cinco aspirantes para las elecciones del 9 de mayo sobre qué influencia diplomática tiene el Gobierno surcoreano para detener otra prueba nuclear de Corea del Norte. La cuestión se refería a las crecientes tensiones regionales causadas por las provocaciones de Pyongyang y la demostración de fuerza de Washington.

El candidato favorito, Moon Jae-in, del liberal Partido Democrático, dijo que el primer deber del Gobierno es discutir el tema con Washington, y, durante el proceso, expresar lo que Seúl tiene que decir para reflejar claramente la postura surcoreana.

Moon indicó que China debería ser el próximo interlocutor. Dijo que hace falta dejar claro a China que, en caso de haber una prueba nuclear norcoreana, será inevitable desplegar el Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, según sus siglas en inglés).

China ha protestado fuertemente sobre el despliegue del THAAD en Corea del Sur y ha tomado medidas de represalia contra las empresas surcoreanas.

Hong Joon-pyo, del conservador Partido de Libertad Surcoreana, dijo que el papel de China será importante a la hora de prevenir una confrontación "extrema" entre Corea del Norte y EE. UU, ya que si China puede detener las provocaciones de Pyongyang, Washington no realizará un ataque preventivo contra el país comunista.

Ahn Cheol-soo del Partido Popular, del bando centro-izquierda, descartó toda forma de guerra en la península coreana. Apuntó que es importante concienciar a EE. UU. de que Corea del Sur debe ser el actor principal y decidir el destino de la República de Corea, elevando los esfuerzos diplomáticos con China para encaminarla a tomar parte activamente en las sanciones contra Corea del Norte.

Ahn dijo que la postura indiferente de China fue el motivo principal de las continuas provocaciones de Corea del Norte.

Yoo Seong-min, del conservador Partido Bareun, urgió unir esfuerzos con EE. UU. para convencer a China de que endurezca las sanciones contra Pyongyang mediante la prohibición de las importaciones de carbón de Corea del Norte y la reducción de los suministros de petróleo crudo.

También dejó abierta la posibilidad de un ataque preventivo, diciendo que es una medida de autodefensa que será utilizada cuando un ataque nuclear norcoreano parezca inminente.

Sim Sang-jeung, del progresista Partido para la Justicia, enfatizó la importancia de controlar la situación con los aliados y la comunidad internacional para asegurarse de que las provocaciones estratégicas del Norte no acaban en una crisis.

Asimismo, dijo que el Gobierno debe jugar activamente el papel de mediador para encaminar a China y EE. UU. a reafirmar el principio de garantizar la paz en la península coreana. Apuntó que, basándose en ello, ofrecerá el palo y la zanahoria para llevar al líder norcoreano, Kim Jong-un, a la mesa de negociaciones, que tiene como fin la congelación del programa de armas nucleares norcoreano y su desnuclearización.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)