2017/05/17 09:58 KST

Article View Option
SNS Share

EE. UU. endurecerá aún más las sanciones contra Corea del Norte

La embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley (foto de archivo)
La embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley (foto de archivo)

Nueva York, 16 de mayo (Yonhap) -- Estados Unidos fortalecerá aún más las sanciones contra Corea del Norte y perseguirá a entidades de terceros países que apoyen al régimen comunista, dijo la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, el martes (hora local).

En un comentario ante una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, convocada para discutir el último lanzamiento de un misil del Norte, Haley también dijo que EE. UU. está deseando sostener diálogos con Pyongyang, pero "no hasta ver una interrupción total del progreso nuclear y de todo ensayo en el país".

"Deseamos ver implementadas las sanciones actuales y queremos considerar el fortalecimiento de las sanciones. Estados Unidos no pasará por alto a las entidades de terceros países que estén ayudando a Corea del Norte e implementará sanciones en su contra, ya que si uno apoya a Corea del Norte indica que está contra el resto de la comunidad internacional", dijo Haley.

La reunión del martes tuvo lugar un día después de que el consejo adoptara un comunicado de prensa condenando el lanzamiento del misil del Norte. La prueba fue considerada como una demostración del considerable progreso realizado por el Norte en su búsqueda del desarrollo de un misil balístico intercontinental capaz de alcanzar EE. UU.

Haley advirtió de sanciones contra los que ayuden a Pyongyang, diciendo que EE. UU. los convocará y se asegurará de que todo el mundo sepa quiénes son, dirigiendo las sanciones también hacia ellos.

Apuntó que EE. UU. reforzará la presión contra el Norte de todas las formas posibles, desde los ámbitos económico, diplomático, político e internacional, y de cualquier forma que haga falta. Añadió que EE. UU. enviará un mensaje unificado muy fuerte a Corea del Norte de que la comunidad internacional quiere apoyarla, pero que mientras siga con ensayos y el programa nuclear, se quedará en una isla aislada.

Haley dijo que el Norte es "más que un problema" y "una amenaza real para todos los países del mundo".

Dijo que el líder norcoreano es un paranoico, que piensa que EE. UU. trata de cambiar su régimen y que hay gente tratando de asesinarlo, y no es así. Explicó que lo que EE. UU. indica es que, para la paz de la península coreana, el líder norcoreano debe detener sus pruebas y todo programa nuclear.

Haley también reafirmó el compromiso de seguridad hacia Corea del Sur y Japón, diciendo que seguirá con los ejercicios militares con Corea del Sur, ya que los considera importantes para protegerla.

El embajador surcoreano, Cho Tae-yul, dijo que el lanzamiento del misil del Norte tuvo lugar solo unos días después de la investidura del presidente surcoreano, Moon Jae-in, y que la nueva Administración está firmemente comprometida a la desnuclearización del Norte.

Añadió que en la reunión del Consejo de Seguridad Nacional, convocada inmediatamente después de la provocación norcoreana, el presidente surcoreano Moon, dejó claro que responderá resueltamente a cualquier provocación de Corea del Norte y que el diálogo será posible solo cuando haya un cambio en la actitud de Corea del Norte.

El embajador japonés, Koro Bessho, también hizo un llamamiento para presionar más a Pyongyang.

Apuntó que lo importante es presionar aún más a Corea del Norte para que sienta que debe cambiar de rumbo. Y ese cambio debe venir de Corea del Norte, y no del resto, subrayó, y añadió que, como se puede ver, los tres paíes, EE. UU., Corea del Sur y Japón, permanecen unidos.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)