2017/08/10 09:00 KST

Article View Option

(PyeongChang 2018)- Corea del Sur busca la participación de Corea del Norte en PyeongChang 2018 para promover la paz

La foto de archivo sin fechar, proporcionada por el comité organizador de las Olimpiadas de Invierno de PyeongChang 2018, muestra el emblema oficial de la competición.
La foto de archivo sin fechar, proporcionada por el comité organizador de las Olimpiadas de Invierno de PyeongChang 2018, muestra el emblema oficial de la competición.

Seúl, 10 de agosto (Yonhap) -- A falta de menos de 200 días para el inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, Corea del Sur desea que Corea del Norte participe en la competición para promover la paz en un momento de alta tensión en la península coreana.

Corea del Sur albergará los juegos invernales en PyeongChang, a 180 kilómetros al este de Seúl, y las subsedes Gangneung y Jeongseon. Los juegos tendrán lugar del 9 al 25 de febrero de 2018 y serán las primeras olimpiadas en el país desde los Juegos Olímpicos de Verano de Seúl 1988.

Los funcionarios surcoreanos creen que la participación de Corea del Norte serviría para convertir los juegos en unas "Olimpiadas de Paz", uno de los cuatro principales pilares de los juegos.

Pyongyang aún no ha confirmado si participará en los juegos, aunque Seúl ha dicho que acogería con satisfacción la participación de Corea del Norte.

Los organizadores de los juegos invernales dijeron que cualquier país amante de la paz, incluida Corea del Norte, tiene el deber de participar en los juegos.

El Gobierno del presidente surcoreano Moon Jae-in cree que la participación de Corea del Norte podría ayudar a mejorar los lazos intercoreanos tras una década de frías relaciones bajo las dos Administraciones conservadoras anteriores.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, habla, el 24 de julio de 2017, durante un acto para celebrar la cuenta regresiva de 200 días para los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, celebrado en el complejo hotelero Alpensia de la ciudad anfitriona. (Foto de archivo)
El presidente surcoreano, Moon Jae-in, habla, el 24 de julio de 2017, durante un acto para celebrar la cuenta regresiva de 200 días para los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, celebrado en el complejo hotelero Alpensia de la ciudad anfitriona. (Foto de archivo)

En un acto promocional de los juegos celebrado el 24 de julio, a falta de 200 días para su inicio, Moon instó a Pyongyang a participar, diciendo: "No nos apresuraremos ni seremos pesimistas, sino que mantendremos las puertas abiertas hasta el último momento". "El Comité Olímpico Internacional (COI) abrió la puerta a Corea del Norte, y ahora solo falta la decisión de Corea del Norte", añadió.

PyeongChang fue escenario de batallas durante la Guerra de Corea de 1950-53, que concluyó con un armisticio en vez de un tratado de paz, por lo que las dos Coreas aún están técnicamente en guerra.

Moon propuso en junio que el Sur y el Norte creasen un equipo unificado para los juegos de PyeongChang, renovando la propuesta en julio en Berlín.

Los intercambios deportivos han servido en el pasado para crear un ambiente de reconciliación en la península coreana, aunque no siempre facilitaron una mejora en las relaciones bilaterales.

Las dos Coreas crearon equipos unificados para el Campeonato Mundial de Tenis de Mesa de 1991 y el Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA de 1991.

Los atletas de las dos Coreas desfilaron juntos con una bandera de Corea unificada en las ceremonias de apertura de varios juegos olímpicos y juegos asiáticos, incluidas las Olimpiadas de Sídney 2000 y los Juegos Asiáticos de Busan 2002.

En el año 2002, en un momento de gran tensión por un enfrentamiento naval en la frontera marítima occidental, Corea del Norte envió una delegación de deportistas y un conjunto de animación a los Juegos Asiáticos de Busan, en la costa sudeste de Corea del Sur.

Corea del Norte no participó en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, pero envió una delegación con tres altos cargos a la ceremonia de clausura de los Juegos Asiáticos celebrados en Corea del Sur en 2014.

El jugador surcoreano de baloncesto Lee Kyu-sup (dcha.) y la futbolista norcoreana Ri Kum-suk (izda.), marchan juntos portando una bandera unificada de Corea, el 1 de diciembre de 2006, en la ceremonia de inauguración de los Juegos Asiáticos de Catar. (Foto de archivo)
El jugador surcoreano de baloncesto Lee Kyu-sup (dcha.) y la futbolista norcoreana Ri Kum-suk (izda.), marchan juntos portando una bandera unificada de Corea, el 1 de diciembre de 2006, en la ceremonia de inauguración de los Juegos Asiáticos de Catar. (Foto de archivo)

Sin embargo, en el momento actual es difícil saber si Corea del Norte participará en PyeongChang 2018 debido a las tensiones generadas por los recientes lanzamientos de prueba de dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM, según sus siglas en inglés) por parte de Pyongyang.

La comunidad internacional está endureciendo sus sanciones y presión sobre Corea del Norte por sus provocaciones.

Chang Ung, único miembro norcoreano del COI, dijo con anterioridad a la emisora Voice of America que duda que los deportes puedan ayudar a mejorar las relaciones intercoreanas, explicando que dicha idea es "inocente en el mejor de los casos e incluso carente de esperanza en el peor de los casos".

A pesar de todo, Seúl sigue deseando impulsar los intercambios deportivos con Corea del Norte, y muchos surcoreanos apoyan la participación del Norte en los juegos invernales.

Casi la mitad de los encuestados en un sondeo encargado por el Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo dijeron creer que la participación de Corea del Norte tendría un impacto positivo en el evento. Quienes calificaron de buena la posible participación norcoreana dijeron que podría causar un punto de inflexión en las relaciones intercoreanas.

Do Jong-hwan, ministro surcoreano de Deportes, dijo en una entrevista concedida el 7 de agosto a la Agencia de Noticias Yonhap que "otros asuntos se pueden resolver cuando las tensiones militares se alivien tras alcanzar su pico", explicando que este tipo de situaciones son frecuentes en las relaciones intercoreanas, por lo que es necesario continuar los esfuerzos hasta el final.

En la foto, proporcionada, el 24 de julio de 2017, por la Oficina del Presidente surcoreana, se muestra al presidente Moon Jae-in y a varios participantes formando el número 2018, en un evento para celebrar la cuenta regresiva de 200 días para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang.
En la foto, proporcionada, el 24 de julio de 2017, por la Oficina del Presidente surcoreana, se muestra al presidente Moon Jae-in y a varios participantes formando el número 2018, en un evento para celebrar la cuenta regresiva de 200 días para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang.

felipe@yna.co.kr

(FIN)