2017/11/08 15:43 KST

Article View Option

(AMPLIACIÓN)- Trump denuncia la corrupción y el abuso de los DD. HH. de la dictadura norcoreana

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia un discurso, el 8 de noviembre de 2017, ante la Asamblea Nacional surcoreana, en el oeste de Seúl.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia un discurso, el 8 de noviembre de 2017, ante la Asamblea Nacional surcoreana, en el oeste de Seúl.

Seúl, 8 de noviembre (Yonhap) -- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha denunciado este miércoles la ambición nuclear norcoreana y su "cruel dictadura", advirtiendo al régimen comunista de no "subestimar" la fuerza estadounidense.

En su discurso ante la Asamblea Nacional surcoreana, Trump también reiteró su mantra de "paz a través de la fuerza" e instó a China, Rusia y al mundo a unir sus esfuerzos para aislar al "brutal régimen".

"El régimen ha interpretado la anterior contención de Estados Unidos como una debilidad. Esto sería un error de cálculo fatal", dijo Tump ante unas 550 personas, incluidos legisladores surcoreanos y diplomáticos extranjeros.

El presidente dijo que la Administración estadounidense actual es "muy diferente" de las previas habidas en Estados Unidos. Trump dijo al Norte que no los subestime ni que los ponga a prueba.

El discurso, el primero ante la Asamblea Nacional de un presidente estadounidense en 24 años, fue pronunciado un día después de la cumbre con el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Durante una conferencia de prensa conjunta tras la cumbre bilateral, Trump suavizó el tono de su retórica hacia el Norte, instando al régimen norcoreano a "regresar a la mesa de diálogo" y "llegar a un acuerdo".

Asimismo, en su discurso parlamentario, aparentemente, Trump contempló la posibilidad de un compromiso con el Norte, bajo unas condiciones estrictas.

El presidente dijo que ofrecerán un camino hacia un futuro mucho mejor. El mismo comienza con el fin de las agresiones del régimen norcoreano, la suspensión de su desarrollo de misiles balísticos y la completa, verificable y total desnuclearización norcoreana.

Las armas que están adquiriendo no los están volviendo más seguros, dijo Trump, añadiendo que las mismas los están poniendo en un peligro mayor. Cada paso hacia el tenebroso camino aumenta el peligro al que se enfrentan.

Trump llegó a Corea del Sur el martes pasado, para realizar una visita de Estado de dos días de duración. El líder estadounidense se encuentra realizando su primera gira por Asia, cuyas escalas incluyen Japón, China, Vietnam y Filipinas, y una de las principales cuestiones de su agenda es el asunto norcoreano.

El 8 de noviembre de 2017, Trump prende incienso en el Cementerio Nacional de Seúl.
El 8 de noviembre de 2017, Trump prende incienso en el Cementerio Nacional de Seúl.

Trump invirtió gran parte de su discurso en destacar la brutalidad y crueldad del régimen. El mandatario extranjero describió al régimen comunista como un "infierno que ninguna persona merece", diciendo que el mundo ha visto los "resultados de un experimento trágico en el laboratorio de la historia".

Muy lejos de la valoración igualitaria de los ciudadanos norcoreanos, la cruel dictadura los mide, califica y clasifica en base a los criterios más arbitrarios de su lealtad al país. Aquellos con un mayor nivel de lealtad pueden vivir en la capital norcoreana, mientras que los que tienen menos sufren hambre, dijo Trump.

Las mujeres norcoreanas son forzadas al aborto de los niños que son considerados étnicamente inferiores, y si los bebés son dados a luz, los niños son asesinados, añadió el mandatario estadounidense. El bebé de una mujer norcoreana, cuyo padre era chino, fue arrebatado de la madre en una cubeta. El guardia a cargo dijo que no merecía la vida porque era un bebé impuro, añadió el presidente, preguntando a los presentes por qué China sentiría la obligación de ayudar al Norte.

Criticando las ambiciones nucleares norcoreanas, Trump destacó, sin una explicación clara, que las mismas se basan en la "ilusoria esperanza" de que podría chantajear para lograr su "objetivo final".

El presidente aprovechó el discurso para solicitar la unidad mundial contra las amenazas nucleares norcoreanas.

Según Trump, el mundo no puede tolerar el peligro del régimen comunista que amenaza con la devastación nuclear. Todos los países responsables deben unir sus fuerzas para aislar al brutal régimen norcoreano, negarlo y negar todas sus formas.

Asimismo, el líder estadounidense apeló a todas las naciones, incluidas China y Rusia, a implementar fielmente las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), disminuir las relaciones diplomáticas con el régimen norcoreano y cortar todos los lazos comerciales y tecnológicos con el Norte.

Trump dijo que es "nuestra responsabilidad y deber" afrontar juntos este peligro, porque cuanto más se espere, más grande se volverá el peligro y habrá menos opciones contra el mismo.

Señalando el gran contraste entre las dos Coreas, Trump empleó gran parte de su tiempo para señalar los logros surcoreanos.

El presidente estuvo acompañado por sus asesores principales, como el secretario de Estado, Rex Tillerson; el consejero de seguridad nacional, H.R. McMaster; el jefe de personal, John Kelly, y también por su yerno, el asesor de alto cargo, Jared Kushner.

paola@yna.co.kr

(FIN)