2017/11/08 19:21 KST

Article View Option

Corea del Norte podría protestar rotundamente contra el discurso de Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia un discurso, el 8 de noviembre de 2017, ante la Asamblea Nacional surcoreana, en el oeste de Seúl.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia un discurso, el 8 de noviembre de 2017, ante la Asamblea Nacional surcoreana, en el oeste de Seúl.

Seúl, 8 de noviembre (Yonhap) -- Es probable que Corea del Norte proteste rotundamente contra Estados Unidos, ya que la condena del presidente Donald Trump, de que el Norte es una "dictadura cruel", podría ser vista como un ataque directo contra su líder, Kim Jong-un, han dicho, este miércoles, expertos en la materia.

En un discurso ante la Asamblea Nacional surcoreana, Trump destacó la deplorable situación de los derechos humanos a los que se enfrentan los norcoreanos, y calificó de dictadura el liderazgo del Norte.

"Las armas que estás adquiriendo no te hacen más seguro. Están poniendo a tu régimen en gran peligro. Cada paso que das en este camino oscuro aumenta el peligro al que te enfrentas", dijo Trump dirigiéndose a Kim, y añadiendo que el Norte no es el paraíso que su abuelo imaginó, sino un infierno que ninguna persona merece.

Se espera que el mensaje de Trump moleste a la cúpula del Norte, en un momento en el que su líder había advertido previamente con acciones del "más alto nivel" contra la retórica incendiaria de Trump. No obstante, los analistas dijeron que queda por ver si la posible reacción del régimen impredecible conllevará actos de provocación, ya que Trump suavizó su tono inflamatorio contra Corea del Norte durante su visita a Seúl.

Cho Sung-ryul, investigador principal del Instituto para la Estrategia de la Seguridad Nacional, dijo que es probable que el Norte denuncie a Trump en una forma de ojo por ojo, pero cree que su condena solo durará unos días, añadiendo que el discurso de Trump probablemente no empeorará la situación actual.

Durante una conferencia de prensa conjunta, organizada el día previo, tras la cumbre con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, Trump suavizó mucho su tono hacia el Norte con respecto a su reciente rétorica provocativa, como la advertencia de "fuego y furia". El presidente estadounidense se había burlado con anterioridad del líder norcoreano, Kim Jong-un, llamándolo "pequeño hombre misil", y dijo que "destruiría totalmente" Corea del Norte si EE. UU. se viera obligado a defenderse a sí mismo y a sus aliados debido a las amenazas nucleares y de misiles del Norte.

Trump dijo, el martes pasado, que "tiene sentido para Corea del Norte regresar a la mesa de diálogo y llegar a un acuerdo" que es bueno para los pueblos de Corea del Norte y del mundo.

El Norte no realizó ninguna provocación durante los últimos 50 días, desde que lanzó un misil con dirección este a mediados de septiembre.

Las tensiones se elevaron en la península coreana en medio de la sexta prueba nuclear norcoreana, sus lanzamientos de misiles y los intercambios de retórica bélica entre Trump y Kim.

Algunos expertos esperan que Corea del Norte decida su próximo paso después de observar la cumbre entre Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, que tendrá lugar esta semana.

Trump enfatizó esta mañana, en su discuso parlamentario, que todas las naciones responsables, incluidas China y Rusia, deberían implementar plenamente las sanciones contra Pyongyang y cortar los lazos con el Norte.

Kim Yong-hyun, profesor de la Universidad Dongguk, dijo que Corea del Norte posiblemente adoptará un modo de esperar y ver, por el momento, y que evaluará el resultado de la cumbre entre Trump y Xi.

adrian@yna.co.kr

(FIN)