2017/11/14 22:10 KST

Article View Option

(AMPLIACIÓN)- Los enviados nucleares de Corea del Sur y EE. UU. se reunirán esta semana en la isla de Jeju

El jefe negociador nuclear de Corea del Sur, Lee Do-hoon (dcha.), y su homólogo estadounidense, Joseph Yun (foto de archivo)
El jefe negociador nuclear de Corea del Sur, Lee Do-hoon (dcha.), y su homólogo estadounidense, Joseph Yun (foto de archivo)

Incheon, Corea del Sur, 14 de noviembre (Yonhap) -- El jefe negociador nuclear de Estados Unidos, Joseph Yun, ha dicho, este martes, que espera que Corea del Norte "siga así", sin realizar provocaciones, con el objetivo de crear un ambiente para las posibles negociaciones con Pyongyang sobre sus programas nucleares y de misiles.

Yun, representante especial de EE. UU. para la política de Corea del Norte, hizo las declaraciones en respuesta a una pregunta sobre que los dos últimos meses sin provocaciones norcoreanas podrían ser vistos como una buena señal.

"No sabemos, porque no se han comunicado con nosotros, si dejarán de hacerlo. No sé por qué", dijo Yun a los reporteros después de llegar al Aeropuerto Internacional de Incheon, al oeste de Seúl, para comenzar su visita de cuatro días a Corea del Sur, añadiendo que espera que el Norte siga así.

Al ser preguntado sobre si hay señales o acciones adicionales de Corea del Norte necesarias para considerar diálogos directos con el país comunista, Yun pidió a Pyongyang que suspendiera sus pruebas nucleares y de misiles, lo que piensa que sería un "buen comienzo".

Yun tiene previsto celebrar el viernes una reunión bilateral con su homólogo surcoreano, Lee Do-hoon, en la isla surcoreana de Jeju, para discutir la cooperación contra la amenaza nuclear de Corea del Norte, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores surcoreano.

El encuentro bilateral se producirá coincidiendo con la celebración de una conferencia de las Naciones Unidas sobre el desarme, a la que asistirán ambos enviados, la cual tendrá lugar, de jueves a viernes, también en la isla vacacional de Jeju, en el extremo sur del país.

Anteriormente, Yun había dicho, en una reunión, que si Corea del Norte suspendía las pruebas nucleares y de misiles durante unos 60 días, esa sería la señal de que Washington necesita reanudar el diálogo directo con Pyongyang. El Norte no ha realizado provocaciones desde el 15 de septiembre.

adrian@yna.co.kr

(FIN)