2017/11/17 21:39 KST

Article View Option

(2ª AMPLIACIÓN)- El enviado especial de China llega a Pyongyang en medio de las tensiones por el programa nuclear norcoreano

Song Tao (izda.), enviado especial del presidente de China, Xi Jinping, y el líder norcoreano, Kim Jong-un
Song Tao (izda.), enviado especial del presidente de China, Xi Jinping, y el líder norcoreano, Kim Jong-un

Pekín/Seúl, 17 de noviembre (Yonhap) -- Song Tao, enviado especial del presidente de China, Xi Jinping, ha llegado, este viernes, a Corea del Norte en medio de los lazos bilaterales congelados por los programas nucleares y de misiles de Pyongyang.

Según un informe de la agencia de noticias japonesa Kyodo News, poco después de su llegada a Pyongyang, Song se reunió con Choe Ryong-hae, vicepresidente del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea del Norte (WPK, según sus siglas en inglés).

El viaje de Song, jefe del departamento internacional del Comité Central del Partido Comunista, se produce después de que Xi y su homólogo estadounidense, Donald Trump, sostuvieran una reunión cumbre en Pekín el jueves pasado.

Una delegación china, formada por alrededor de cinco miembros, fue vista en un aeropuerto de Pekín, en donde el embajador norcoreano ante Pekín, Ji Jae-ryong, se despidió de Song.

El embajador norcoreano ante Pekín, Ji Jae-ryong (izda.)
El embajador norcoreano ante Pekín, Ji Jae-ryong (izda.)

Los detalles sobre su itinerario no se han dado a conocer, pero las fuentes dijeron que podría realizar una visita de cuatro días a Corea del Norte, en la que podría reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China dijo que ambas partes intercambiarán opiniones sobre los asuntos de interés mutuo, y que Song informará del resultado del 19º Congreso Nacional del CPC (Comité Central del Pueblo) de China.

Es usual que China y Corea del Norte envíen entre sí una delegación para informar del resultado de eventos importantes de su partido. Los enviados especiales de China despachados al Norte después de los congresos de 2007 y 2012 se reunieron con el exgobernante norcoreano, Kim Jong-il, y con el líder actual, respectivamente, según dijo el ministerio.

Sin embargo, el viaje de Song se produce justo después de la gira de 12 días por Asia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que incluyó una escala en China. Trump hizo un llamamiento a China para que haga más cosas para frenar al Norte.

Los expertos dicen que se podría discutir el asunto de los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte, en un momento en que Pyongyang ha suspendido sus actos provocativos durante más 60 días.

Joseph Yun, jefe negociador nuclear de EE. UU., dijo en una reunión reciente, que si Corea del Norte suspende sus pruebas nucleares y de misiles durante unos 60 días, sería la señal que Estados Unidos necesita para reanudar el diálogo directo con el Norte.

Yun se encontraba en la isla de Jeju, en el sur del país, para tener diálogos sobre el asunto nuclear norcoreano con su homólogo surcoreano, Lee Do-hoon.

El enviado estadounidense dijo que espera que el viaje de Song ayude a "adelantar" el objetivo de la desnuclearización del Norte.

Lee también añadió que dicho viaje podría tener "una importancia muy significativa, considerando la situación actual".

Yun dijo el martes, en Seúl, que desconoce el motivo por el que el Norte detuvo sus provocaciones, pero instó a Pyongyang a mantenerse "libre de provocaciones" por un tiempo, añadiendo que sería un "buen comienzo".

Mientras tanto, el principal periódico norcoreano, el Rodong Sinmun, dijo este viernes que el país no introducirá en la mesa de negociaciones temas relacionados directamente con sus intereses principales ni con la seguridad de su pueblo.

Según el diario, EE. UU. debería abandonar su política hostil hacia Corea del Norte. Si Washington no se da por vencido, el Norte no cederá ni un ápice de su camino hacia el fortalecimiento de su fuerza nuclear, añadió el periódico portavoz del WPK.

adrian@yna.co.kr

(FIN)