2017/11/29 14:52 KST

Article View Option

(2ª AMPLIACIÓN)- Moon y Trump prometen buscar más sanciones contra Corea del Norte

El presidente surcoreano, Moon Jae-in (dcha.), y su homólogo estadounidense, Donald Trump (foto de archivo)
El presidente surcoreano, Moon Jae-in (dcha.), y su homólogo estadounidense, Donald Trump (foto de archivo)

Seúl/Washington, 29 de noviembre (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, han acordado, este miércoles, mantener la presión y sanciones máximas contra Corea del Norte, condenando enérgicamente el último lanzamiento de un misil de largo alcance del régimen comunista, según informó la oficina presidencial, Cheong Wa Dae.

El acuerdo se produjo en una conversación telefónica celebrada unas horas después de que Pyongyang disparase lo que parecía ser un misil balístico intercontinental.

"Ambos líderes condenaron fuertemente a Corea del Norte por volver a lanzar un misil balístico de largo alcance a pesar de las reiteradas advertencias por parte de la comunidad internacional y de sus continuas sanciones y presiones bajo una serie de resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)", dijo el portavoz presidencial, Park Soo-hyun, durante una sesión informativa.

El portavoz añadió que ambos líderes acordaron también continuar sus esfuerzos para que Corea del Norte acuda a la mesa de diálogo manteniendo sus sanciones y presiones contra Corea del Norte en una cooperación estrecha con la comunidad internacional, y abordar de manera firme y fuerte las provocaciones norcoreanas, basándose en la firme postura de defensa conjunta de Corea del Sur-Estados Unidos.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in (segundo por la dcha.), dialoga por teléfono con su homólogo estadounidense, Donald Trump, por el último lanzamiento de un misil balístico de Corea del Norte, el 29 de noviembre de 2017, en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, en Seúl.
El presidente surcoreano, Moon Jae-in (segundo por la dcha.), dialoga por teléfono con su homólogo estadounidense, Donald Trump, por el último lanzamiento de un misil balístico de Corea del Norte, el 29 de noviembre de 2017, en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, en Seúl.

La última provocación con un misil supuso la primera de su tipo desde el 15 de septiembre cuando Pyongyang disparó un misil de alcance intermedio que sobrevoló Japón.

Con anterioridad, la Casa Blanca anunció que Moon y Trump discutieron la respuesta de sus países a la provocación norcoreana.

Los dos líderes subrayaron la grave amenaza que plantea la última provocación de Corea del Norte no solo a Estados Unidos y la República de Corea sino también a todo el mundo, según dijo la Casa Blanca en un comunicado.

El presidente surcoreano explicó que su país demostró su capacidad para fijar como objetivo el origen de las provocaciones norcoreanas atacando un blanco con misiles tierra-tierra, barco a tierra y aire a tierra, según el portavoz presidencial.

Moon enfatizó la necesidad de que los dos aliados compartan la información en cuanto al lanzamiento de misiles de Corea del Norte, señalando que el último lanzamiento de un misil parece haber mostrado mejoras en la tecnología de misiles del Norte.

El presidente estadounidense expresó su acuerdo y sugirió a su homólogo surcoreano que celebren más discusiones basadas en una evaluación detallada y precisa del último disparo de un misil y en las consultas estrechas entre las autoridades de asuntos exteriores y defensa de Seúl y Washington.

Ambos líderes accedieron a sostener discusiones adicionales en un futuro cercano sobre las formas de hacer frente a las provocaciones norcoreanas después de examinar cuidadosamente las intenciones norcoreanas y las contramedidas necesarias.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)