2017/12/01 09:32 KST

Article View Option

Moon y Trump acuerdan llevar a Corea del Norte a la mesa de diálogos mediante sanciones y presión

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (izq.), y su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump (foto de archivo)
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (izq.), y su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump (foto de archivo)

Seúl, 1 de diciembre (Yonhap) -- El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, han acordado, este viernes, seguir manteniendo una fuerte presión y sanciones contra Corea del Norte para llevar al régimen norcoreano a la mesa de negociaciones, en su segunda conversación telefónica por segundo día consecutivo después del último ensayo de un misil de largo alcance de Pyongyang, ha dicho la oficina presidencial, Cheong Wa Dae.

"Los dos líderes compartieron la necesidad de mantener su postura básica de poner fuertes sanciones y presión contra el Norte hasta que Corea del Norte abandone voluntariamente sus armas nucleares y de misiles para dialogar", dijo Cheong Wa Dae.

La llamada por teléfono, de una hora, mantenida en la noche del jueves (hora de Seúl) se produjo un día después de que el Norte lanzara un aparente misil balístico intercontinental (ICBM, según sus siglas en inglés), en su primera provocación en dos meses y medio. La llamada fue la segunda de este tipo en dos días.

Pyongyang reclamó el miércoles el éxito de su último ensayo de misil, declarando también la culminación de la creación de la "fuerza nuclear estatal".

Moon dijo que no fue claro si el país comunista fabricó realmente armas nucleares, por no hablar de perfeccionar su tecnología de misiles.

El misil lanzado el miércoles fue, sin duda, el más avanzado hasta la fecha en todos los aspectos, pero la tecnología de reentrada no ha sido demostrada todavía, y también es incierto que el Norte haya obtenido la tecnología para miniaturizar ojivas nucleares, dijo Moon al presidente estadounidense, según el portavoz presidencial, Park Soo-hyun.

La misión a la que ahora se enfrentan los países es prevenir completamente que Corea del Norte avance aún más en sus tecnologías nucleares y de misiles, y finalmente alcanzar su desmantelamiento, añadió Moon.

Para dicho fin, los dos líderes dijeron que tratarán de intensificar las sanciones internacionales y presionar contra el Norte al máximo nivel.

El presidente Trump elogió tales esfuerzos del Gobierno y subrayó la necesidad de impedir las provocaciones y contrarrestar las amenazas de Corea del Norte con un poder inmenso basado en la fuerte postura de defensa conjunta de Corea del Sur y Estados Unidos, dijo Park en un comunicado de prensa.

El líder de EE. UU. también reafirmó su respaldo para mejorar las propias capacidades de defensa de Corea del Sur.

Asimismo, el presidente Trump expresó su apoyo total a los esfuerzos de Corea del Sur para mejorar sus capacidades de defensa mediante la adquisición o el desarrollo de los activos militares avanzados, y reafirmó el firme compromiso de Estados Unidos sobre la defensa de Corea del Sur, dijo el portavoz de Cheong Wa Dae.

La Casa Blanca publicó un resumen similar sobre la llamada, diciendo que los líderes discutieron sus próximos pasos en responder al ensayo del misil, incluyendo "cómo llevar la máxima presión sobre el régimen".

Los presidentes reiteraron su fuerte compromiso para mejorar la disuasión de la alianza y sus capacidades de defensa, dijo en un comunicado.

Ambos líderes reafirmaron su fuerte compromiso para forzar a Corea del Norte a regresar a la senda de la desnuclearización a toda costa, apuntó.

Trump también prometió enviar una delegación de alto nivel para las Olimpiadas Invernales de PyeongChang que se celebrarán en Corea del Sur en febrero del 2018.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)