2017/12/01 16:47 KST

Article View Option

El presidente Moon elogia a los soldados de la JSA por su actuación durante la deserción del soldado norcoreano

El presidente surcoreano, Moon Jae-in (izq.), saluda al doctor Lee Cook-jong del Hospital Universitario de Ajou, en un evento celebrado el 1 de diciembre de 2017, invitando a los soldados y a aquellos que ayudaron en la recuperación de un soldado norcoreano que desertó al Sur recibiendo diversas balas durante el proceso.
El presidente surcoreano, Moon Jae-in (izq.), saluda al doctor Lee Cook-jong del Hospital Universitario de Ajou, en un evento celebrado el 1 de diciembre de 2017, invitando a los soldados y a aquellos que ayudaron en la recuperación de un soldado norcoreano que desertó al Sur recibiendo diversas balas durante el proceso.

Seúl, 1 de diciembre (Yonhap) -- El presidente Moon Jae-in se ha reunido, este viernes, con un grupo de soldados de Corea del Sur y Estados Unidos que protegen la frontera intercoreana con Corea del Norte, para elogiarlos por la manera en que controlaron la reciente deserción de un soldado norcoreano a través de la frontera fuertemente fortificada, según ha dicho el cuerpo de prensa de Cheong Wa Dae.

"Os he invitado aquí porque quise expresar personalmente mi agradecimiento como presidente de la República de Corea", dijo Moon durante una reunión de 30 minutos en Cheong Wa Dae con los soldados surcoreanos y estadounidenses estacionados en el Área de Seguridad Conjunta (JSA, según sus siglas en inglés) de la aldea del armisticio, escena de la deserción dramática de un soldado norcoreano el pasado mes.

"En el momento de la deserción, controlaron la situación muy bien y con calma. Gracias a vosotros, el incidente no se volvió una situación más peligrosa", añadió.

El JSA, conocido también como Panmunjom, es uno de los pocos lugares donde los soldados del Sur y del Norte están enfrentados sin una valla dividiéndolos. La ya peligrosa zona se ha convertido recientemente en un punto conflictivo cuando un soldado norcoreano desertó, el 13 de noviembre, a Corea del Sur a través de la frontera intercoreana pintada en la JSA.

Los comentarios de Moon se producen entre las críticas de la oposición de que los soldados estacionados deberían haber devuelto el fuego cuando los guardias norcoreanos dispararon al desertor aún cuando este cruzó la frontera hacia el Sur.

El presidente dijo que es consciente de cuán sensible y peligrosa es la zona, y que la situación no se convirtió en una crisis gracias al control de la situación con calma y precisión por parte de los soldados.

Según lo dado a conocer, el desertor norcoreano sufrió al menos cinco heridas de bala en el abdomen y otras partes de su cuerpo. Hubo momentos críticos mientras recibía tratamiento en un hospital de Suwon, justo al sur de Seúl, pero actualmente está estable.

En la reunión del viernes también estuvo el cirujano que operó al desertor norcoreano.

El presidente enfatizó que el doctor, además de los soldados de la JSA, ayudaron a salvar la vida del desertor y a mantener la paz.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)