2018/07/10 15:19 KST

Article View Option

Relator de la ONU: Las trabajadoras de un restaurante norcoreano son consideradas 'víctimas' de un engaño de deserción

El relator especial de las Naciones Unidas a cargo de los derechos humanos en Corea del Norte, Tomás Ojea Quintana, habla durante una conferencia de prensa realizada, el 10 de julio de 2018, en Seúl.
El relator especial de las Naciones Unidas a cargo de los derechos humanos en Corea del Norte, Tomás Ojea Quintana, habla durante una conferencia de prensa realizada, el 10 de julio de 2018, en Seúl.

Seúl, 10 de julio (Yonhap) -- El relator especial de las Naciones Unidas a cargo de los derechos humanos en Corea del Norte, Tomás Ojea Quintana, ha hecho un llamamiento este martes para una investigación exhaustiva e independiente sobre la controvertida deserción a Corea del Sur, en 2016, de una docena de trabajadoras de un restaurante norcoreano, diciendo que al menos algunas de ellas parecen ser "víctimas" de un engaño.

"Es preciso respetar sus derechos como víctimas", dijo Quintana en una conferencia de prensa celebrada en Seúl. "Cuando digo víctimas, estoy insinuando que fueron objeto de algún tipo de engaño en cuanto a dónde estaban yendo", añadió.

El relator de la ONU entrevistó a algunas de ellas, que se encuentran en el Sur, ya que no pudo acceder a todas ellas, durante su cuarta visita a Corea del Sur desde que asumió el cargo de la ONU en 2016.

Doce trabajadoras norcoreanas habían trabajado en un restaurante operado por Corea del Norte en China antes de venir al Sur, junto con un gerente, en abril de 2016.

La cuestión es si querían desertar al Sur.

Las autoridades surcoreanas bajo la Administración anterior de Park Geun-hye lo proclamaron como un caso de deserción enorme, mientras que Corea del Norte afirmó que fueron secuestradas contra su voluntad con una artimaña.

Algunos medios de comunicación surcoreanos plantearon también la sospecha sobre cómo abandonaron China y llegaron al Sur.

El relator subrayó que lo que importa es la intención de cada individuo, añadiendo que en cuanto a las personas que dialogaron con él, está claro que hubo algunos defectos en cuanto a cómo fueron traídas a Corea del Sur.

Asimismo, señaló que el Gobierno surcoreano debe llevar a cabo una investigación "exhaustiva e independiente" sobre el incidente y exigir responsabilidades a las personas que sean responsables.

Con dicha conferencia de prensa, Quintana concluyó su visita a Corea del Sur, destinada a recopilar información para un informe regular ante la Asamblea General de la ONU.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)