2018/05/24 17:09 KST

Article View Option

La instalación urbana 'Secreto' nos invita a liberarnos colectivamente de 'lo no contado'

La instalación urbana "Secreto", de la artista chilena María Luisa Portuondo Vila, exhibida en Valparaíso, Chile. (Fotografía proporcionada por la Embajada de Chile ante Corea del Sur)
La instalación urbana "Secreto", de la artista chilena María Luisa Portuondo Vila, exhibida en Valparaíso, Chile. (Fotografía proporcionada por la Embajada de Chile ante Corea del Sur)

Seúl, 24 de mayo (Yonhap) -- A primeros de junio tendrá lugar, en Seúl, la instalación urbana "Secreto", de la artista chilena María Luisa Portuondo Vila, una invitación para liberarnos colectivamente de "lo no contado", informó, este jueves, la Embajada de Chile ante Seúl.

Con la colaboración de la embajada, la Universidad de Corea y la Oficina del Distrito de Jung-gu, "Secreto" será presentada, de 10:00 a.m. a 5:00 p.m., los días 4 y 5 de junio en el Pride Club de la Universidad de Corea y, a las mismas horas, del 8-10 del mismo mes en el puente de Mojeongyo del arroyo Cheonggyecheon, en el centro de la capital surcoreana.

"Secreto" es una obra en progreso, que busca involucrar a las comunidades de todo el mundo a través de la recolección y el intercambio de secretos, basándose en la premisa de que los secretos pueden generar lugares sombríos en nuestra mente inconsciente.

Portuondo, de 34 años, es una artista visual y directora de escena, cuya obra explora la ocupación de espacios no convencionales, así como vínculos y encuentros directos con los espectadores. Sus instalaciones se han exhibido tanto en espacios urbanos como en aquellos que no están pensados para exhibiciones artísticas, lo que resalta uno de los aspectos destacados de su obra. Desde 2006, su obra ha sido expuesta en Chile, Estados Unidos, el Reino Unido, España, Italia, Alemania y China.

La inspiración para "Secreto" nació de una experiencia familiar de la autora, al enterarse, tras morir su padre, que este había sido abandonado cuando era niño por su padre biológico y que su apellido, Portuondo, era, en realidad, el de su padrastro, a quien ella siempre había considerado su abuelo consanguíneo.

En "Secreto" la autora invita a la gente a leer los secretos de otros, con la condición de que ellos mismos deben dejar uno, creando una relación harmoniosa y recíproca.

La misión de la obra es descubrir los secretos de personas de diferentes orígenes sociales y culturas a fin de analizar el fenómeno del secreto empleando principios sociales, geográficos, culturales e idiosincráticos. Los secretos, en sí mismos, son fuertes indicadores de los valores mantenidos en una cultura y comunidad, y, a menudo, lo que no se dice es tan importante como lo que se dice.

Al final de su viaje, de un año de duración, por todo el mundo, la artista recopilará en un libro la colección de secretos, que incluirá una disertación sobre los principios del secreto, una selección de secretos recolectados, imágenes de la instalación, la lectura de los secretos escogidos por parte de un grafólogo y un ensayo sociológico y psicológico sobre la propia obra.

La instalación está compuesta por todos los secretos que ya se han escrito -más de 1.000 secretos en más de 10 idiomas-.

"Secreto" ha viajado previamente a las ciudades chilenas de Valparaíso y Santiago, Barcelona en España, Nueva York, la también ciudad española de Navarra, Roma, Hamburgo, Londres, Shanghái y Berlín.

Tras su exhibición en Seúl, la instalación viajará a China con el objetivo de recolectar 3.000 secretos como mínimo.

elena@yna.co.kr

(FIN)